Falta de hábitos y no saber aguantar la presión: la explicación de Aíto

  • El técnico se ve capacitado para sacar la situación adelante: “Pues claro. Estoy dispuesto a intentarlo 800.000 veces ó 1.200.000 si hace falta”

En pocos segundos se pasó en la sala de prensa de la euforia casi incontrolable de Tomas Pacesas, técnico del Asseco Prokom, a la desolación de Aíto, al que apenas podía escuchársele por el tono tan apagado de su voz. El técnico cajista señaló dos aspectos para explicar la derrota. “Creo que los problemas han comenzado al principio, en cuanto a no tener una buena concentración e intensidad. Son hábitos que se adquieren en pretemporada. Después, es más difícil adquirirlos. Hemos empezado mal por esa falta de intensidad y concentración. Se nos olvida presionar algunas veces porque no tenemos el hábito de hacerlo. No es suficiente con decirlo sino que hay que adquirir ese hábito. Después ha habido otro problema. Y es que hay gente que aguanta un poco mejor la presión y otros que no. Hemos tenido esa presión y no la hemos superado”, explicó apesadumbrado.

Se mostró esquivo cuando fue cuestionado por si había sido su peor momento en Málaga. “Los adjetivos no los voy a poner yo”, respondió. Y aseguró que “siempre” ha entendido “la reacción del púbico” cuando se le preguntó por la actitud de la afición. Para Aíto, la solución pasa por adquirir esos hábitos, aunque se muestra pesimista: “Es complicado mejorar todo esto. Lo hemos estado intentando y no hemos sido capaces de hacerlo. Lo que tenemos previsto ahora es hacer una concentración para intentar hacer lo que no pudimos hacer en pretemporada. No es sólo un trabajo psicológico de hablar con los jugadores, sino de que entiendan que lo que hay que hacer es esto y hacerlo. Y tener esa ilusión por hacerlo. Ahora, si me tengo que agarrar a algo es a que tenemos que jugar una final este sábado ante un equipo que lleva siete derrotas consecutivas. Tenemos que ser lo suficientemente fuertes mentalmente para que no nos pase lo del segundo tiempo de hoy”.

Por último, un mensaje. ¿Se ve capacitado para sacar esto adelante? “Pues claro. Estoy dispuesto a intentarlo 800.000 veces ó 1.200.000 si hace falta”. Aíto dixit.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios