Abierto de Australia

Ferrer coquetea con la eliminación ante Sweeting

  • El español juega un mal partido y necesita cinco sets para eliminar a un rival teóricamente inferior. Djokovic continúa intratable y se pasea ante Giraldo.

El tenista español David Ferrera punto estuvo de caer eliminado en la segunda ronda del Abierto de Australia, tras firmar un mal partido ante el estadounidense Ryan Sweeting, al que finalmente pudo superar por un marcador de 6-7(4), 6-2, 3-6, 6-2 y 6-3, tras 3 horas y 28 minutos de juego.

El alicantino, quinto cabeza de serie del torneo, no estuvo nunca a gusto en la pista, en la que sopló un incómodo viento, y se encontró con serias dificultades para imponer su juego ante un rival inferior, que sin embargo fue creyendo en sus posibilidades ante la irregularidad del español. Sweeting, que como junior ganó el Abierto de Estados Unidos en 2005, aprovechó que el rendimiento del español estuvo algún peldaño por debajo de lo esperado para demostrar sus cualidades sobre este tipo de superficies, firmando casi 40 puntos en la red y haciendo mucho daño con sus revés paralelo.

Ferrer comenzó el partido dominando con un 5-2 pero incomprensiblemente se lío en su juego y dio vida al norteamericano, que con sus efectivas subidas a la red y el poco daño que le hacía el juego del español llevó el set al desempate. Dos dobles faltas consecutivas del pupilo de Javier Piles fueron decisivas para que Sweeting se llevara la primera manga.

Reaccionó Ferrer en el segundo set, en el que estuvo algo más agresivo mientras que su rival cometía numerosos errores no forzados que le facilitaron igualar el partido. Parecía que el semifinalista del pasado año ya había pasado por lo peor, cuando cedió su servicio en el sexto juego y no fue capaz de remontar, dejando escapar el tercer parcial. El español estaba contra las cuerdas pero una vez más echó mano de su férrea mentalidad para sacar adelante el partido, que se le había puesto cuesta arriba.

Giraldo tampoco inquietó a un Djokovic intratable

El número uno mundial Novak Djokovic continúa intratable en el Abierto de Australia y en segunda ronda dio buena cuenta del colombiano Santiago Giraldo, al que superó por 6-3, 6-2 y 6-1, en 1 hora y 42 minutos.

Y eso que Giraldo encaró bien el partido, jugando con desparpajo y rompiendo el servicio del campeón del torneo en el quinto juego para ponerse con 3-2 y servicio. Ahí despertó la ira del balcánico que se apuntó ocho juegos consecutivos y devolvió el partido al guión previsto.

Djokovic se encontraba muy cómodo en la pista. No le hizo falta tirar de repertorio para sacar adelante el partido ante un Giraldo impotente, que jugaba al límite, lo que provocó que cometiera un total de 39 errores no forzados, una losa que aún le pesó más frente a un rival de tanta entidad.

Jornada aciaga para el tenis español

Juan Ignacio Chela fue el verdugo del español Pablo Andújar, quien opuso resistencia al bonaerense, pero éste echó mano de su mayor experiencia en los momentos claves para llevarse el partido en tres sets (6-4, 6-4 y 6-3), en un choque más igualado de lo que reflejó el marcador final y que estuvo lleno de alternativas.

Marcel Granollers no pudo acceder por primera vez en su carrera a la tercera ronda del Abierto de Australia tras perder ante el portugués Frederico Gil por 6-3, 4-6, 6-4 y 6-3, en un duelo en el que le pasó factura las cuatro horas del partido de primera ronda.

El jugador catalán tuvo que jugar infiltrado, ya que tenía una enorme ampolla en su dedo gordo del pie derecho que apenas le dejaba apoyarse en las horas previas al partido. Pese a ello, Granollers consiguió empatar el duelo en el segundo set y se puso arriba en el tercero, tras romper el servicio del luso, pero no pudo consolidar su ventaja y Gil elevó su nivel de juego. Ahí se acabaron las opciones del español.

Carla Suárez se despidió del torneo por la puerta grande ya que tuvo contra las cuerdas a la checa Petra Kvitova, segunda cabeza de serie del torneo y que en Melbourne lucha por arrebatar el trono mundial a la danesa Carolina Wozniacki. La tenista canaria comentaba antes de jugar que este tipo de partidos son para disfrutarlos y jugarlos sin presión, y así lo hizo, llegando a soñar con fundamento en la eliminación de una de las grandes favoritas al título y en rememorar la gesta que realizó en 2009 cuando eliminó a Venus Williams en este mismo Grand Slam.

Ante la atenta mirada de Arantxa Sánchez Vicario, la capitana del equipo español de Copa Federación, la jugadora canaria jugó de tú a tú a la checa y tras perder por 6-2 la primera manga, le devolvió con la misma moneda en la segunda y arrancó el tercer set con un 2-0 a su favor, aunque cuatro juegos consecutivos de la Kvitova le despertaron de su sueño de protagonizar la sorpresa de la jornada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios