Fin a la era Scariolo

  • Técnico y club anuncian el divorcio del matrimonio que ha permitido la época más gloriosa del baloncesto malagueño · "Ojalá continuemos con la línea que deja Sergio", anheló el presidente

Se intuía desde hace algunos días pero hasta ayer no adquirió oficialidad. Sergio Scariolo no continuará siendo el entrenador del Unicaja. Se hizo público en la mañana de ayer. En una conferencia de prensa convocada sorpresivamente a primeras horas de la mañana y en la que comparecieron el técnico, el presidente, Francisco Molina, y el vicepresidente del club, Juan José Navarro.

Se rompe así el matrimonio que mayores alegrías ha deparado al baloncesto malagueño a lo largo de su historia. Copa del Rey, Liga ACB y presencia en una Final Four. Todo en un mágico periodo que comenzó con la llegada del italiano en noviembre de 2003 y que ha deparado las estampas más gloriosas presenciadas nunca por Los Guindos. Existía la posibilidad de mantener vigente la unión entre entrenador y club, pero las conversaciones para rubricar esa posibilidad en un papel firmado se han esfumado. Así lo explicaba Francisco Molina, presidente de la entidad: "Hubo acuerdo en el Consejo de Administración para presentarle [a Scariolo] un proyecto deportivo y de funcionamiento del club. La segunda fase hubiese sido la oferta formal a su representante, pero no hemos llegado a esa segunda fase. En esas conversaciones que hemos mantenido hemos considerado ambas partes que podíamos iniciar caminos diferentes".

Scariolo, que acudió con el traje oficial de la entidad (profesional hasta el último segundo) y estuvo arropado por su cuerpo técnico y colaboradores al completo, rubricó las palabras del presidente. "En ningún momento hemos entrado a hablar del tema económico", confirmó. Pero la mayor parte de su comparecencia ante los medios fue para dar las gracias y pedir excusas. Comenzó el italiano por el club y la entidad financiera: "Gracias por la oportunidad que me ha dado a mí y a mi familia de pasar cinco años maravillosos desde el punto de vista humano en Málaga y por haberme hecho caer en la importancia que tiene para el deporte que amo la existencia de una entidad tan fuerte, tan sólida y tan seria que apuesta por el baloncesto. Y mis disculpas por si mi ambición, mi afán por hacer las cosas cada vez mejor y que se alcanzara un nivel más alto me han llevado expresarme quizás no de la forma más adecuada. El único deseo era ver crecer cada vez más a este club y este equipo. Sin un poco de imaginación o de visión de intentar hacer algo más de lo que se había hecho hasta ahora, nunca se hubiesen podido conseguir títulos".

Prosiguió el bresciano por la afición: "Gracias no sólo por sus manifestaciones públicas, sino también a las pequeñas muestras de cariño y de afecto que he recibido. Nunca mi familia y yo nos hemos encontrado tan a gusto y con tanta sensación de respeto y cariño como aquí. Nunca se me olvidarán los grandes momentos de las celebraciones, de los títulos, del éxodo masivo a Atenas. Tengo que pedir disculpas a la afición porque este año hemos roto un poco la línea de los éxitos, que ha sido y que tiene que ser la línea de este club. Pido también disculpas porque esa Euroliga, que siempre me han pedido cada vez que ganábamos un título, no ha llegado. No ha podido ser, queda como el único título que no hemos podido conseguir. Ojalá se consiga en los próximos años".

Y dejó para el final el agradecimiento a sus ayudantes. "Espero que estén orgullosos de lo que han hecho estos años, que se den cuenta de lo que han conseguido. Y no me refiero a los títulos, sino a un trabajo reconocido y admirado por toda Europa. Durante todos estos años han trabajado formando y adiestrando a un grupo de jugadores, algunos de los cuales ya han debutado en el primer equipo y que ya están listos para desafíos de altísimo nivel. Este cuerpo técnico debe estar orgulloso de ello", valoró un Scariolo que se mostró comprensivo con el desenlace de su relación contractual con el Unicaja: "Cuando un club quiere abrir un ciclo que tiene el reto apasionante de repetir y mejorar los éxitos del ciclo anterior debe tener la tranquilidad y la libertad necesaria de poder elegir sin condicionamientos el técnico que debe llevarlo a cabo. Es bueno que los profesionales que se encargan de ello puedan elegir al entrenador que mejor encaje. Y quizás era el momento, que por el bien de ambas partes, dejáramos de momento nuestra colaboración".

El técnico italiano inicia hoy su etapa fuera del banquillo del Unicaja, un nuevo capítulo en el que llevará como bagaje cuatro temporadas y media inolvidables para el baloncesto malagueño. La era Scariolo ha terminado. "Ojalá continuemos con la línea que deja Sergio", anheló el presidente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios