Francia enciende todas las alarmas

  • La prensa habla de milagro ante Ucrania tras la derrota por 2-0, que hace peligrar incluso el Balón de Oro para Ribery Los eslavos, un año invictos, llevan 8 partidos sin encajar un gol

La selección francesa amaneció ayer con todas las alarmas encendidas tras la derrota por 2-0 ante Ucrania en la ida de de la repesca, consciente de que la clasificación al Mundial de fútbol de Brasil 2014 está seriamente comprometida. "Nivel rojo de alarma", tituló sin rodeos la situación el diario L'Equipe. Una mala noche bastó para que Francia esté a las puertas de su peor debacle futbolística en 20 años, cuando quedó fuera del Mundial de Estados Unidos 1994.

También encendió todas sus alarmas Franck Ribery, que teme que se esfume el sueño de una vida. Sin Francia en el Mundial, la posibilidad de conquistar el Balón de Oro corre serio riesgo para el multicampeón con el Bayern Múnich. Sin decir palabra, Ribery abandonó el Olímpico de Kiev convencido de que el Mundial 2014 quedó peligrosamente lejos. Para la vuelta en París, la prensa habla ya de la necesidad de un "milagro".

El entrenador de los bleus, Didier Deschamps, admitía sin excusas: "Esto ya es duro". Campeón mundial con Francia en 1998, Deschamps prometió darlo todo en el Stade de France, pero advirtió que Ucrania es un equipo fuerte que se cierra muy bien.

La selección francesa vivió varios fracasos en los últimos tiempos, pero ahora la amenaza es mayúscula. La clasificación al Mundial de 2010 ya había sido traumática luego del polémico gol con la mano de Henry ante Irlanda. Y más aún lo fue aquel Mundial en Sudáfrica, en el que Francia se fue en primera ronda en medio del escándalo, con Raymond Domenech muy criticado por sus propios futbolistas. Pero no estar en Brasil 2014 no entraba en los cálculos. "Es simplemente para llorar", lamenta el diario Le Parisien.

Francia dominó la posesión durante la mayor parte del tiempo en Kiev y contó con algunas opciones de gol, pero su actuación estuvo lejos de lo esperado. "El equipo no hizo daño en ataque y estuvo débil en defensa", opinó L'Equipe.

La victoria de los locales gracias a los goles de Roman Zozulya y Andrei Yarmolenko no fue, al fin de cuentas, del todo inmerecida. Mientras Francia sufría, el presidente ucraniano Viktor Yanukovich se dirigía directamente al vestuario para felicitar a los jugadores. "Han cumplido las esperanzas de millones de aficionados", dijo el jefe de Estado, que lucía una bufanda con los colores del equipo.

El diario Sport Express también mostraba su satisfacción: "Ahora estamos con un pie en Brasil". Ucrania, que cayó en 2001 y 2009 en la repesca ante Alemania y Grecia, respectivamente, pero alcanzó los cuartos de final en el Mundial de 2006, es optimista. El equipo está invicto desde hace un año y no recibe un gol desde hace ocho partidos, una estadística que conoce también Benzema: "No sé cómo ocurrió. Será difícil remontar un 2-0 contra los ucranianos. Se van a meter todos atrás en el Stade de France".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios