Freeland, un cuarto de siglo agridulce

  • El inglés cumplió ayer 25 años y desea una mejora: "La prioridad es retomar nuestras sensaciones"

Joel Freeland cumplió ayer un cuarto de siglo, 25 años. Tiene motivos para sonreír. En su tercera temporada en Málaga está consolidado como el jugador franquicia y en breve prolongará su contrato hasta 2014 con un notable aumento de sueldo que aparcará su sueño de jugar en la NBA un par de años, convertido en hombre de referencia en Europa. Tiene motivos para ser feliz, pero la situación del equipo lo impide. Las seis derrotas consecutivas, las dos primeras con él convaleciente de un esguince de tobillo, preocupan sobremanera en el vestuario cajista.

Y Freeland, como uno de los pesos pesados del equipo (sólo Berni lleva más tiempo en el equipo que él de manera continuada), da la cara para asumir responsabilidades. "Tenemos que reaccionar, creo que vamos a tener un buen partido en Siena. Será muy difícil, ya hemos visto cómo juegan, es un equipo impresionante, muy bueno. Pero la prioridad para nosotros es retomar nuestras sensaciones. Yo creo que tenemos que pensar en este partido como en la última oportunidad e ir a muerte para ganarlo pero sin plantearnos entrar en el Top 8 o no. Tenemos que ir partido a partido y concentrarnos en el partido que tenemos enfrente", decía el pívot inglés, máximo anotador y jugador más valorado del equipo en la competición, antes de partir con el resto del equipo hacia Siena: "Estamos pasando una mala racha. Cada equipo profesional tiene malas rachas y no podemos obsesionarnos. Estamos quintos en la Liga Endesa, así que no creo que sea una crisis demasiado fuerte. Tenemos margen para recuperar las sensaciones y creo que, si seguimos trabajando como hasta ahora en los entrenamientos y seguimos luchando, vamos a recuperar las sensaciones pronto y volveremos a estar como antes".

El volver a estar como antes suena bien en los labios de Freeland, un jugador que suele hablar claro fuera de la pista y que dentro no es dudoso de actitud. Ha vuelto a buen nivel físico tras la lesión. Ayer brindó con sus compañeros por un cuarto de siglo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios