Málaga cf | Sevilla · la previa

Ganar sí o también

  • Necesidad Dos meses sin vencer en Liga y la visita del Sevilla, alicientes para renacer como ocurrió en 2005 Retorno Contar con Toulalan, una vez cumplida la sanción, es la mejor noticia para Pellegrini

Comentarios 1

Como si de un déjà vu se tratara, la situación con la que encara el Málaga el partido de esta tarde ante el Sevilla recuerda sobremanera a la vivida en la temporada 2004/05. Hasta la fecha del encuentro es similar. Aquél se disputó un 15 de enero y abría la segunda vuelta del campeonato, como el de esta tarde tras la huelga de los futbolistas que varió la jornada inicial en el calendario.

Pese a que los objetivos son diametralmente opuestos, dentro de sus realidades la necesidad es la misma para el Málaga. Hace siete campañas debutaba un tal Antonio Tapia como técnico en Primera División. La etapa de Gregorio Manzano se recuerda como una de las más negativas en la historia actual malaguista. Su legado, con el equipo decimoctavo y únicamente cuatro triunfos en el primer parcial, fue recogido por el que entonces había colocado al filial en Segunda División y quien se ganaría el respeto del malaguismo a base de trabajo.

Para empezar, victoria ante el Sevilla, como ansían Pellegrini y sus huestes para recolocarse en una clasificación que apunta a que se va con un año de retraso en el magnánimo proyecto que encabeza Abdullah Al-Thani. Las crónicas de la que es la última victoria ante los sevillistas en Liga en La Rosaleda alababan que desde el inicio el Málaga logró transmitir y dar la sensación de equipo. Una circunstancia también tristemente familiar esta temporada por lo desconocida.

La necesaria reacción se produjo. Con Tapia se sumaron 36 puntos en la segunda vuelta. Cifra que Pellegrini firmaría hoy mismo, como todo el malaguismo. Ahora no se está tan mal, ni dentro del club se discute al entrenador, pero sí que se vive esa urgencia que dan dos meses y un día, cual condena, sin saborear el triunfo. La reunión que celebró Fernando Hierro, con Antonio Fernández y el plantel al completo, el pasado lunes en las entrañas del estadio Ciudad de Málaga no fue más que la constatación de que el rumbo que ha tomado el equipo ha de virar sin más demoras.

Lo vital de sumar hoy los tres puntos se superpone hasta a la forma de hacerlo, como en ese 1-0 en 2005, donde el gol llegó en propia meta a través de Aitor Ocio en una jugada extraña en la que Esteban chocó con Wanchope. Las victorias de Espanyol y Athletic ayer achuchan aún más el camino hacia Europa. Después de abandonar en las últimas jornadas esa privilegiada situación, los de Pellegrini hoy no aspiran más que a colocarse séptimos. Para ello, aparte de ganar, debería darse un empate entre Osasuna y Atlético mañana en el partido que cierra la jornada.

Agarrados a esta espiral de necesidad, el Málaga recibe a un Sevilla en una situación semejante, que también anda virgen de triunfos en este 2012. Un partido que motiva mucho a la grada de La Rosaleda, seguramente el que más, de esos de los que hay que ganar sí o también. La mejor de las noticias es que vuelve Toulalan tras cumplir su sanción. Recio, por lo trabajado esta semana, sería su acompañante. La peor es que el Sevilla está encontrando el juego de la mano de Reyes, genial entre líneas mientras le aguanta la gasolina, uno de los lunares blanquiazules.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios