Germán, el agente doble

  • "Con el nivel de profesionalización del 'scouting' que hay en el baloncesto yo no voy a decantar nada", dice el pívot, que hasta hace tres semanas era miembro del Bilbao

Hace un mes, Germán Gabriel se sentaba en el banquillo del Carpena vestido de negro con su situación deportiva de un tono parecido. Había jugado 56 minutos en toda la temporada con el Bilbao Básket. Aquel día ya charlaba con algunos de los que ahora son sus compañeros. Alguna broma cayó sobre cuándo se vestía de verde. Lo que era un sueño se tradujo en verdad. Germán llega a la Copa con la camiseta del Unicaja. Si alguien sabe cómo juega el Bilbao fuera de la ciudad vasca es él, un agente doble ideal.

"Lo veo como una situación curiosa porque yo de Bilbao salí sin ningún tipo de rencor, esto es una profesión y llevo el suficiente tiempo como para no meter sentimiento de por medio, no tengo rencor hacia ellos", desmenuza el caraqueño de nacimiento, que quita relevancia al hipotético papel de espía que pueda haber tenido en la preparación del encuentro: "El nivel de scouting es tan profesional dentro del baloncesto que a mí a día de hoy no se me ha pedido nada especial. Creo que puedo hablar un poco más de los jugadores personalmente, pero en los temas tácticos los entrenadores han podido ver vídeos y preparar informes, por lo que mi aportación nunca va a ser algo que decante. Esto es un deporte de dinámicas y no influye el que haya un scouting milagroso que te déla victoria".

Germán se siente feliz por su elección tras rescindir con Bilbao. "Vengo a Málaga, un sitio que conozco, donde tengo afinidad, mi casa, vengo a un sitio donde estoy cómodo y encima la Copa del Rey se juega en Las Palmas , que no es que se juegue en Bilbao. Es más un detalle curioso que otra cosa", dice el malagueño, que estos días ha tenido varias entrevistas con medios de Bilbao: "Me preguntan si tengo ganas de revancha, cuáles son los puntos fuertes del equipo o qué tienen que hacer para ganarnos. Lo que digo es que llevo en Málaga 15 días y eso te lo tendrán que decir los de Bilbao (risas)".

"Nunca nadie es favorito para la Copa, se ha demostrado un millón de veces que equipos que llegan como favoritos caen en el primer partido o equipos que se meten últimos, como el Unicaja que ganó la Copa del Rey, metiéndose en la última jornada, pero al final llega en un momento que lo gana. Nunca puedes hablar del favoritismo de un equipo o de otro porque no lo hay, sobre todo en la Copa del Rey", recordaba Germán, que se siente capaz de aportar cosas al equipo en esta competición aunque haga poco que llegó: "Tengo ganas de hacer un buen torneo, creo que todo pasa por el primer partido. Sobre todo hay gente que va pensando en un objetivo final, o en poder levantar la Copa, pero la realidad es que no puedes pensar más allá del primer partido que es el jueves.

Germán lleva poco tiempo en su última etapa en el Unicaja aunque ya le ha dado tiempo a hacer un diagnóstico: "Llegamos con una buena dinámica de trabajo diario. El entorno y los propios jugadores llegamos con las expectativas necesarias para afrontar el partido y más que las dinámicas de las trayectorias y la temporada, que no sirven para nada en un torneo así, lo que llega es el trabajo día a día que se está haciendo muy bien".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios