Gracia es el aval

  • El malaguismo se aferra al técnico navarro tras la salida de emblemas de la casa Apela a la "valentía" y al "optimismo" a pesar de la "incertidumbre"

Tras la dolorosa marcha de los Samus al Villarreal, y los traspasos previos de Juanmi y Portillo, la plantilla del Málaga se ha quedado sin referentes sentimentales para una afición que ha vuelto a montar en cólera tras escuchar, especialmente, a Samuel García apuntar los motivos de su salida. Es por eso que el malaguismo se aferra más que nunca a Javi Gracia. El técnico navarro compareció ayer por vez primera ante los medios después de la vuelta al tajo e intentó dar color a un ambiente enrarecido. Habló de "valentía", rechazó "mensajes negativos" y mostró "orgullo" por seguir comandando la nave del Málaga a pesar de la "incertidumbre". Gracia se consolida más que nunca como el aval de la enésima reconstrucción del proyecto blanquiazul.

Fue una larga comparecencia la de Gracia. Pasó revista a numerosos asuntos que componen la actualidad malaguista aunque intentó no mojarse en cuestiones espinosas como el adiós del ex vicepresidente Moayad Shatat o el frustrado proceso de venta del club. "Yo seguía preparando mi trabajo, la pretemporada, intentando mejorar cosas, analizando la temporada pasada, lo demás no depende de mí. Es una cosa que no soy quién para decir nada a la propiedad sobre lo que debe de hacer. Opinar sobre eso es opinar gratuitamente y ser atrevido", comentó al respecto.

Gracia ofreció una imagen optimista dentro de una realidad que, no obstante, admitió que será "complicada". "Nos queda una temporada ajustada, complicada, pero me niego a lanzar mensajes negativos. Quiero ser optimista. Prefiero ser valiente y ver el futuro como una oportunidad para hacer las cosas bien y volver a disfrutar del equipo", afirmó el preparador navarro.

Gracia también fue inquirido por su situación particular. Le queda un año de contrato pero extraña la ausencia de movimientos para su renovación, al menos de cara a un público que desea la continuidad del técnico. conocido su trabajo, su discurso y su metodología. "Ya manifesté el año pasado mis intenciones, que estaba muy a gusto. Ahora empieza una nueva temporada y no hablo más de mi contrato. No me preguntéis más que no quiero hablar más de ello", quiso zanjar. Claro que intentó dejar claro su grado de compromiso con el Málaga aun en tiempos complejos. "Soy feliz aquí, pero en periodos de incertidumbre como este verano, estoy todavía más orgulloso de ser entrenador del Málaga. Tenemos la misma exigencia de siempre, la intención de tener el máximo esfuerzo y compromiso y ojalá que eso se traduzca en buenos resultados", destacó.

Gracia valoró el adiós de los Samus, aunque prefiere pasar página ya. De paso, lanzó un capote al club. "Acostumbro a despedirme de los que se van y a saludar a los que llegan. Es de buena educación. Las salidas son de jugadores importantes, los dos, también Juanmi. Son jugadores de Málaga, malaguistas, pasamos un primer momento de mucha tristeza, de mucha desilusión. Les di un papel importante dentro del equipo y de la temporada. Pero eso ya ha pasado, les deseamos lo mejor. Podrían haber sido una buena base para un gran Málaga pero tenemos que mirar al futuro, pero me gustaría mandar un mensaje de optimismo para la temporada que viene, pero también de confianza, apoyo y compresión del difícil trabajo que se está haciendo desde el club. Un mensaje de optimismo para la afición, que ya está en torno a los 10.000 abonados. A ver si con nuestro trabajo cada vez somos más", resaltó el técnico, que hizo suyas las palabras del director general Vicente Casado sobre el alivio de la necesidad económica a la hora de tratar nuevas ventas: "Ha habido dos traspasos y un tercero se ha ido pagando la cláusula. Eso ha pasado. Lo que más me preocupa en estos momentos es que no hay necesidad económica de vender más jugadores. Eso es lo que me transmite confianza y optimismo para que no se marche ningún jugador más importante de la plantilla. Los que han salido, han salido".

Respecto a las caras nuevas que ya tiene bajo sus órdenes, Charles, Fabio Espinho y Juan Carlos, Gracia les abrió los brazos: "Hay uno que conozco más porque coincidí con él en dos equipos antes, el caso de Charles. Hay que darles la bienvenida y decirles que llegan a una buena ciudad, un buen club y una situación muy favorables para desarrollar sus condiciones profesionales. El tiempo nos dirá qué son capaces de desarrollar. Van a aportar cosas al equipo y espero que sean cosas buenas".

Menos positivo fue con Camacho, a quien aún le fastidia el pubis. Cunde la preocupación por su estado fisico. "Hay que ver cómo entrena en los próximos días. Tiene algunas molestias y si no se ve una evolución favorable igual hay que pensar en otra cosa. Será entonces cuando notaremos con exactitud si va a estar disponible desde ya o si va a tener que parar", explicó.

El técnico afirmó que los nueve canteranos que han empezado la pretemporada con el primer equipo los ha elegido él. "Son jugadores más que suficientes para poder convivir un tiempo y ver cómo se desenvuelven en este ambiente de exigencia. No todos van a estar toda la pretemporada. Quiero ver cosas", comentó Gracia, que pasó al director deportivo Mario Husillos la responsabilidad de cerrar la plantilla: Configuración plantilla. "No me veo en la situación de tener que pedir nada. En el momento en el que se me consulte o pida opinión. Mi responsabilidad es sacar rendimiento a los jugadores que tenga".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios