"¿El Grand Slam? Todo es posible"

Novak Djokovic es un hombre de otro planeta: no sólo lleva ganados cuatro de los últimos cinco torneos de Grand Slam, sino que, con apenas dos horas de sueño, es capaz, sin pestañear, de desafiar a la historia del tenis. "Todo es posible", dijo el número uno del mundo sobre la posibilidad de lograr lo que nadie hizo desde 1969, ganar los cuatro grandes torneos del tenis en una misma temporada. El australiano Rod Laver le entregó en la madrugada de hoy el trofeo, y balcánico siente que es capaz de emular al mítico zurdo.

-Su festejo de este año pareció más calmado respecto al de 2011.

-Este año terminé con mis compromisos a las 4:30 de la madrugada. No había energía para celebrar, preferí mi cama...

-¿Cree posible que se vuelva a ganar el Grand Slam, los cuatro grandes en un mismo año?

-Un jugador lo hizo, es posible, sí. Obviamente los tiempos son diferentes, el tenis de hoy es más competitivo y más físico, lo que lo hace más difícil. Todo es posible. Tengo que ir de a poco y torneo a torneo, pero los Grand Slam son mi prioridad junto a los Juegos Olímpicos. Sería el mayor desafío ganar los cuatro Grand Slam en el mismo año, pero de la manera que estoy jugando ahora creo que tengo un juego que es lo suficientemente bueno para ganar títulos en todas las superficies.

-¿Cómo se sentía por la mañana? ¿Invencible, el mejor de la historia?

-Dormido y con muchos dolores en todo el cuerpo. La adrenalina sigue ahí, me siento muy excitado y lleno de felicidad, pero creo que aún no tengo una sensación real de lo que está pasando. Lo voy a notar cuando vuelva a casa y me tome un tiempo para disfrutar de este éxito.

-¿Qué significa haber vuelto a ganar en Australia?

-Es el mejor inicio posible de la temporada. Todos quieren comenzar ganando aquí. Mentalmente significa mucho.

-¿Pudo hablar con Nadal en el vestuario?

-Desafortunadamente, no, porque entiendo los sentimientos. Obviamente, estaba muy decepcionado tras una derrota tan dura. Estoy sinceramente apenado de que uno de los dos haya perdido, porque este partido se da una vez en la historia. Dimos hasta la última gota de nuestra energía y los dos merecimos ganar.

-¿Hasta dónde puede llegar?

-Teniendo en cuenta que estoy en la cima de mi carrera, física y mentalmente, y que tengo 24 años, siento que hay muchos más Grand Slams y torneos que quiero ganar.

-¿Siente que tiene una ventaja en lo mental sobre los demás?

-Eso es algo que yo sentía hace años cuando jugaba con Nadal y Federer en las semifinales y finales de Grand Slam. Ellos tenían la ventaja mental y tenística. Sabían cuándo llegaba el momento de ganar el partido y me superaban en el quinto set porque sabían qué hacer. Pero trabajé duro y tuve al lado gente que me convenció de que tenía la calidad para hacerlo. Y funcionó. Debes tener confianza, creer que es posible, impulsarte a ti mismo.

-El ambiente de anoche no lo debe haber vivido muchas veces...

-El estadio estaba repleto a la 01:30 de la madrugada, eso dice suficiente de cuánto disfrutaba el público del partido.

-Los dos llegaron agotados al final, pero Nadal tuvo esa ventaja de sacar 4-2 y 30-15. ¿Cómo hizo para recuperarse?

-Es obvio que los dos estábamos agotados. Yo creo que en el inicio del quinto set él era el que tenía más energía. Venía de ganar el cuarto set; era su momento. Y yo había caído un poco. Ese punto en el 4-2 fue clave, de haber acabado 5-2 abajo creo que se habría acabado.

-La adrenalina ayuda a no dormir, ¿también ayudó a ganar?

-La adrenalina ayuda. ¡Definitivamente!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios