Hace 31 años...

  • El Palo visitará La Línea por segunda vez en su historia en partido oficial

El Club Deportivo El Palo visitará el próximo domingo por segunda vez en su historia el Municipal de La Línea, al menos en lo que a la competición liguera se refiere. Han pasado nada menos que31 años desde que el conjunto de la barriada malagueña pasó por ese escenario. Fue el 24 de octubre de 1982, en la octava jornada de Liga y el duelo se resolvió con un incontestable resultado de 5-0.

El 24 de octubre de 1982 a las 16:30 horas se vieron las caras por primera vez los dos conjuntos que se medirán de nuevo el próximo domingo. La diferencia clasificatoria no afectó a la locura colectiva que se vivía en La Línea en torno al conjunto de casa y la taquilla se elevó a los 550.000 pesetas (3.300 euros).

Los locales alinearon de salida a Diego Tinajero; Charlo, Lorenzo, Caro, José Manuel García; Noly, Borrell, Torremocha (Eliseo Garrido), Paquito (Chico), Márquez y Quirós. El algecireño Chico debutó en ese encuentro. Por el conjunto malagueño, que vistió camisola blanca con cuello y pantalón negro, jugaron: Bueno, Andrés, Conejo, Paquito, Salva, Segado (Campaña), Fifa, León, Juanfran, Salado y Pedro (Galacho).

El indiscutible héroe de aquel encuentro fue el albaceteño Argimiro Márquez, quien después de haber sido discutido en el arranque liguero acabó demostrándose como uno de los mejores delanteros que haya vestido durante su centenaria historia la guayabera del conjunto albinegro. Márquez anotó cuatro goles, una cifra que completaría nada más comenzar la segunda mitad Eliseo Garrido.

El último de los goles de Márquez, que regateó a cuatro defensas antes de empujar el esférico, fue tan espectacular que el público continuaba aplaudiéndole cuando El Palo ya había puesto de nuevo el balón en juego. La ovación era un reconocimiento a ese último tanto, pero también a su brillante tarde.

Aunque resulte paradójico, el mejor jugador del conjunto visitante fue el meta Bueno, que a pesar de encajar cinco goles evitó con sus paradas que el resultado se ampliase aún más. El trabajo del cancerbero fue tan espectacular que los aficionados locales le premiaron con palmas cuando, cabizbajo, encaraba el túnel de vestuarios al final de la contienda.

Al término de la jornada como es lógico, los balonos continuaban en lo más alto de la tabla con 22 goles a favor y sólo cuatro en contra y los malagueños se hundían más en el farolillo rojo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios