Euroliga · Unicaja-Real Madrid · La crónica

Héroes sin premio (80-81)

  • El Unicaja ejecuta un partido ejemplar contra el Madrid, al que pone contra las cuerdas, pero Mirotic anota a falta de medio segundo para que el equipo malagueño hinque la rodilla en el estreno del 'Top 16'.

Comentarios 4

El baloncesto es cruel con el Unicaja, no hay premio para el conmovedor equipo de Chus Mateo. Una canasta de Nikola Mirotic, con el disfraz de Diamantidis, a 0.5 segundos del final tumbó a un heroico Unicaja (80-81), derrengado por el esfuerzo, con una rotación precaria reducida a siete hombres en la segunda mitad, desprovisto de su referencia, Joel Freeland. Combatió contra el Madrid y contra un trío arbitral perverso. Christodoulou, Muhvic y Lopes eran sus nombres. Griego, croata y portugués. Español el Unicaja, aunque se olvide en la capital. En la tele de, se supone, todos los españoles.

Croata es Zoric, el rostro de este Unicaja, las pinturas de guerra, la barba y los atributos. 32 puntos y nueve rebotes se cascó el angelito, un partido de otra época, de otro nivel. Boqueando porque no había aire. Como él, Valters, destrozando a Sergio Rodríguez, sufriendo con el canario. Hubo errores, claro, del Unicaja. Peric hizo unos dudosos dobles con cinco arriba (74-69) y después falló dos tiros libres. Pero qué reprocharle a un tipo que ayer por la tarde estaba con 38 de fiebre en cama. Su papel defensivo resultó capital para combatir.

Y así, por todos, Garbajosa, Berni, el alma de este equipo. Fitch, más centrado que nunca. Payne, Lima y Sinanovic echaron un cable en la primera parte. Y magistral dirección de partido de Chus Mateo, que volvió loco a Laso con cambios de defensa continuos difíciles de descifrar. Pero no hubo premio. Valters anotó una bandeja a falta de 9.5 segundos, después de romper por enésima vez a Sergio. Pero el talentoso Mirotic, que se las tuvo tiesas con Garbajosa, decidió tras amagar un triple, penetrar y tirar a tabla desde dos metros.

El objetivo prioritario del Unicaja era reducir el caudal anotador del Madrid, el más productivo de Europa. Y el equipo de Chus Mateo, aun en un inicio espeso en ataque (4-11, minuto 6), conseguía su propósito, ralentizado el vértigo que aplica el equipo blanco a su juego. La preparación del encuentro era excelente en el bando malagueño, con alternativas y soluciones de partida, la duda era ver hasta dónde llegaba la gasolina. Chus Mateo cambió de individual a zona 2-3, los interiores blancos hacían más daño que los exteriores y había que fortificar el aro. Valters y Zoric aportaban los puntos para hacer el partido igualado cuando costaba anotar. El técnico cajista giró la tuerca. Una defensa no muy empleada, triángulo y dos, fue rescatada por el librillo de Mateo para cambiar el aire al duelo. Peric en la punta del triángulo y Sinanovic y Garbajosa (más tarde Lima y Zoric) a los lados. Y defensa individual de Rowland sobre Carroll, el diablillo que al descanso no había anotado, y Berni sobre el exterior. 20-15 acabó el primer cuarto, con el base americano anotando dos canastones.

La tónica seguía, el Unicaja parecía ir un paso por delante, pero emergió Kyle Singler, en su mejor partido de blanco, para sostener a su equipo. Un par de canastas espectaculares (mate y bandeja casi sin hueco, aplaudida por el Carpena) siguieron a un mate brutal de Peric penetrando desde fuera de la línea de tres para dejarla a una mano. Equilibrio máximo, matices, como el último ataque, en el que el Unicaja gastó las tres faltas que todavía le quedaban para llegar al bonus y marcharse al descanso por delante (39-37), detalle moral importante.

En la hora de la verdad el Unicaja permaneció titánico. Mateo comprimió la rotación hasta el mínimo, siete valientes: Rowland, Valters, Fitch, Berni, Peric, Zoric y Garbajosa. En medio, un empujoncito arbitral. Con 45-40. Zoric remontaba línea de fondo y Sergio le soltó un hachazo. Sigan, sigan. Fitch la cogió, entró y nada más. Ahí se colocó el nivel defensivo, aunque mientras se cobraron una técnica a Valters y permitieron a Carroll anotar sus primeros puntos.

Zoric sostenía el duelo, pero el Madrid, al son de Sergio (productivo en ataque, un boquete en defensa), encontró vías de aguas (58-62 al final del tercer cuarto). Pero el Unicaja se resistió. Berni, Zoric, Fitch y Valters sumaron para un parcial de 9-1. Con 74-69 a falta de tres minutos, a Peric le pitaron dobles tras dudar en una recepción en un contragolpe. Remontó el Madrid (76-78). Zoric agarraba todo lo que quedaba suelto para mantener al Unicaja en el duelo. Anotó dos tiros libres, uno Sergio. Valters dio con una bandeja (80-79). Pero Mirotic dio el gancho definitivo. El Top 16 se pone cuesta arriba., mucho. Una derrota en casa es casi letal. Pero la exhibición de entrega, casta y baloncesto, con mayúsculas, del Carpena debe valer para algo y tener su premio en algún momento. "Habrá más momentos así", decía Chus Mateo tras el partido. Seguro.

Ficha técnica

Resultado: UNICAJA, 80 - REAL MADRID, 81.

Equipos:

Unicaja: Fitch (8), Valters (9), Garbajosa (6), Payne (-), Zoric (32) --quinteto inicial-- Rodríguez (9), Peric (8), Rowland (4), Sinanovic (4), Lima (-).

Real Madrid: Sergio Llull (5), Suárez (-), Singler (13), Tomic (12), Mirotic (12) --quinteto inicial-- Sergio Rodríguez (11), Felípe Reyes (10), Begic (6), Pocius (5), Carroll (7). 

Parciales: 20-15, 19-22, 19-25, 22-19.

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Dubravko Muhvic (CRO), Luis Lopes (POR). Sin eliminados.

Pabellón: Martín Carpena. 10.900 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios