Hombres contra niños

  • En una semana exigente, el Unicaja demuestra que no está preparado para competir al máximo nivel, ni en la ACB ni en Europa · El epílogo fue deprimente; el equipo naufragó y Aíto no hizo demasiado por evitarlo

Inició el Unicaja la semana con bríos renovados tras demostrar capacidad de reacción una vez se consumó el fracaso de la Copa del Rey. Las victorias en Vilnius y Fuenlabrada y la cosechada en casa ante el Suzuki Manresa dibujaron una línea ascendente que permitieron encarar con cierto optimismo una semana dura. Las visitas a Moscú y Madrid servirían para certificar la mejoría o desenmascarar de nuevo a este Unicaja. Siete días después, la sensación que queda es la de que este equipo no está ni armado ni preparado para competir al máximo nivel, ni en la ACB ni en Europa.

Correcta faena en Moscú, pero insuficiente, y diez buenos minutos entre tres cuartos lamentables en Madrid. Un equipo de niños, que se ve inferior desde el momento que salta a la pista y que no es capaz de competir cuando llega el momento de la verdad, ante dos equipos de hombres. En el club hay quien se conforma con haber llegado con opciones al último cuarto en el Universal Sports Hall y haberlo encarado en Madrid con un punto de ventaja tras remontar 13 tantos. Pero no basta. No para el Unicaja. El CSKA es el peor de la última década y el Real Madrid completó uno de sus peores partidos en casa. Jugaron a medio gas, conscientes de la fragilidad de su rival, y les bastó con emplearse en los minutos de la verdad. Los que separan a los hombres de los niños.

el enfado de rubio

El epílogo de la exigente gira que ha debido afrontar el equipo malagueño esta semana fue deprimente. Más allá del resultado (34-16 de parcial en el último cuarto de ayer) está la imagen. Bajar los brazos y dejarse llevar no está permitido. Y el Unicaja los bajó en un último cuarto vergonzoso en el que Aíto tampoco hizo demasiado por evitarlo. Inició ese último periodo sin Dixon, el mejor anotador cajista, al que sólo metió en la pista tras un 10-0 de parcial, no solicitó tiempo muerto pese a que el partido se escapaba (lo hizo a falta de 3:14 con 73-59 en el marcador), y protagonizó un inexplicable carrusel de cambios en los últimos instantes con todo decidido (Rubio por Printezis, Dowdell por Cook y Berni por Dixon) que provocó un monumental enfado del ala-pívot catalán, cuyos gestos en el banquillo (tiró la toalla contra el suelo y dio una patada a una botella de agua) reflejaban que no comprendía por qué Aíto le hacía jugar los minutos de la basura.

vuelta a casa

La derrota devuelve al equipo malagueño a la triste realidad en la que vive en la competición doméstica desde que arrancó el pasado mes de octubre. Los de Aíto siguen sin firmar un balance positivo (nueve victorias y once derrotas) y retroceden dos posiciones en la clasificación, lo que les lleva a la novena plaza y a estar fuera de la zona de play off cinco jornadas después. Por delante, al menos, hay un panorama tranquilizador. Cuatro partidos consecutivos en el Martín Carpena (Asseco Prokom, Lagun Aro, Zalgiris y Cajasol) en los que poder remontar en la ACB y situarse en buena disposición para certificar el pase al play off de la Euroliga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios