Huecos detrás, movilidad arriba

  • El equipo de dos caras que fueron los blanquiazules tuvo en Juanmi, Fernando, Eliseu y Quincy a grandes estiletes

El Málaga acabó sobre el campo con un gran trofeo de caza, pero también magulladuras que no conviene ignorar. Del 0-5 se pasó al 3-5, claro síntoma de que se alternaron grandes méritos con fallos imperdonables ante un rival maniatado. Se notaron las bajas, sobre todo en defensa, con un Kris que tiene mucho trabajo por delante para adaptarse al equipo y a la Liga. Por momentos, tantos huecos supo crear el equipo de Jesualdo arriba como se abrieron atrás para que el Zaragoza pusiera a prueba a Galatto, que le ganó la partida a Arnau.

Juanmi se erigió en la primera gran pesadilla para el Zaragoza y con él se fueron añadiendo a la fiesta Fernando, Eliseu (gran primera parte la suya) y Quincy. El holandés recogió el testigo del canterano metiéndole una velocidad brutal al choque y luego perdonando una goleada de época.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios