De Hugo Sánchez a Hugo Luque

  • Albert Luque puso a uno de sus gemelos el nombre del mexicano, su ídolo de la infancia

La idolatría que sentía de pequeño Albert Luque por Hugo Sánchez no se quedó enterrada en el pasado. Hugo Luque, uno de los pequeños gemelos que le hicieron estrenar paternidad este verano, continúa esa veneración, pues el catalán le puso ese nombre en honor al mexicano. El reencuentro del delantero blanquiazul con el técnico del Almería (el catalán inició la remontada de la pasada temporada en La Rosaleda tras un 0-2 del equipo del ex futbolista) se produce cuando su vástago apenas tiene tres meses de vida. Tan pequeño ya tiene algo imporatnte que contar a sus amigos cuando vaya creciendo.

Albert Luque había tomado la decisión de adoptar ese nombre con gran sigilo; Hugo Sánchez se enteró ayer mismo de dicha admiración. Su reacción, recogida ayer por la web eldesmaquemalaga.es, estaba llena de cariño: "Es un detalle muy bonito que le ponga mi nombre a uno de sus hijos, porque se quedará para toda la vida. Le deseo mucha suerte a mi tocayo. Con ese nombre tiene la responsabilidad de portarse bien y de sacar buenas notas en la escuela. Ojalá sea tan bueno como su padre".

Si siendo un chaval el blanquiazul se enamoró de los goles y las volteretas de Hugo, ahora es el mexicano, desde su faceta como entrenador, el que puede hablar de él en buenos términos: "Es una satisfacción saber que todavía quedan jugadores de la calidad de Luque en el fútbol español".

Aún es pronto para decir si el hijo de Luque tiene futuro con el balón en los pies. Por ahora, es impredecible, ya que tanto él como su hermano (al cual bautizó como Mauro en homenaje a Mauro Silva) se pasan la mayor parte del tiempo durmiendo y comiendo (nacieron sietemesinos). Eso sí, en su cuna no para de dar vueltas al estilo de las volteretas del mexicano.

Conociendo al técnico del Almería, no es de descartar que busque al catalán antes del partido para comentar dicha circunstancia. Igual el malaguista aprovecha para hablarle de la tarde en que se sintió sobre el campo Hugo Sánchez. Fue en un partido de la temporada 02/03 adelantado a sábado. Corría el último minuto en Riazor y el catalán recibió un pase al interior del área. El control del esférico se le fue alto y, de espaldas a portería, optó por el recurso del tijeretazo. El balón tocó en el poste izquierdo y entró. Aquel portero era Contreras; los defensas ante los que remató, Fernando Sanz y Roteta; la víctima, obviamente el Málaga. La afición firmaría que emulase mañana a Hugo Sánchez y marcase de chilena, pero para dedicárselo a Hugo Luque (y a Mauro).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios