Ídolos que dejan más que un club

  • Casillas, Xavi, Schweinsteiger y Gerrard, cuatro grandes que comienzan un nuevo capítulo en su ocaso .

Leyendas, ídolos, héroes: existen miles de elogios para calificar a un cuarteto de grandes del fútbol que están comenzando un nuevo capítulo en el ocaso de sus carreras tras dejar el club al que defendieron desde pequeños.

Steven Gerrard llevaba 26 años en el Liverpool antes de marcharse a Los Angeles Galaxy. Iker Casillas deja el Real Madrid después de 25 años para continuar en el Oporto. Xavi Hernández deja atrás 24 años en el Barcelona por un traspaso a Al Sadd. Y Bastian Schweinsteiger seguirá su carrera en el Manchester United después de 17 años en Bayern Múnich.

Xavi se marchó con toda la gloria al ganar el trofeo de la Liga de Campeones (3-1 frente la Juventus en la final) y al completar el triplete de títulos por segunda vez en su carrera. En cambio, Gerrard seguramente preferirá recordar la versión final de Nunca caminarás solo en el partido de despedida en Anfield en lugar de la humillación sufrida con el Stoke por el 6-1 de su último partido con los reds.

El juego final de Casillas fue un entretenido 7-3 sobre el Getafe, en tanto que Schweinsteiger anotó el último gol de la temporada del Bayern Múnich en un 2-0 sobre al Mainz, después de haber logrado el título ante el Hertha Berlín con cuatro jornadas de anticipación.

Los cuatro íconos suman entre ellos 10 títulos de la Liga de Campeones, 21 de las ligas locales y 14 de copas locales. Además, Schweinsteiger, con Alemania, y Xavi y Casillas, con España, levantaron el máximo trofeo en los Mundiales 2014 y 2010, respectivamente.

Pero ellos representan mucho más que victorias y copas para sus antiguos clubes, y eso motivó que sus salidas hayan sido mucho más difíciles.

"Basti es un muchacho de Baviera y será extrañado", afirmó el capitán del Bayern, Lahm, mientras que el presidente de la junta directiva del club, Karl-Heinz Rummenigge, era abucheado por los 68.000 aficionados que había en la presentación del equipo. Además, tuvo que insistir en que Schweinsteiger no había "huido" del entrenador Josep Guardiola, sino que a los casi 31 años quería un nuevo reto en Old Trafford.

Schweinsteiger habló de "17 años increíbles" en Múnich en un comunicado y calificó la decisión como "un paso muy duro para tomar". "El Bayern y sus hinchas son y serán siempre una parte muy importante de mi vida. Espero que entiendan mi decisión. Nadie puede quitarme el increíble viaje que tuvimos juntos", remarcó el centrocampista alemán.

La declaración de Schweinsteiger llegó pocas horas después de que Casillas realizara una conferencia de prensa de despedida entre lágrimas, en un acto en el que apareció solo tras 725 partidos y 19 trofeos.

"Después de 25 años defendiendo el escudo del equipo más grande del mundo, llega un día difícil en mi vida deportiva, este día, el de decir adiós a esta institución que me lo ha dado todo", afirmó el arquero de 34 años.

"Parece que fue ayer cuando con nueve años vestí por primera vez la camiseta del Real Madrid y vi cumplido mi sueño. Durante este tiempo nos hemos reído, llorado, ganado, perdido... Este club me ha formado como persona, me ha ayudado a crecer, con valores como el respeto, la camaradería y, sobre todo, la humildad", añadió el ya jugador del Oporto.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, le dedicó al día siguiente un homenaje exprés en el Santiago Bernabéu en el que señaló, delante del portero, que Casillas se había marchado porque ése había sido su deseo. Punto final.

En lugar de cerrar su campaña con bajo perfil en el banquillo del Liverpool, Gerrard se prepara para su debut en la liga estadounidense después de una carrera estelar con los reds, con el trofeo de la Liga de Campeones de 2005 como máximo hito, después de remontar un 3-0 al descanso.

"Cuando era un niño y pateaba una pelota en Ironside Road en Huyton, todo lo que quería hacer era jugar para el Liverpool", escribió en una carta de despedida. "Soñé con ponerme esta camiseta una vez. Nunca pensé que podría lograr todo lo que logré ni poder mirar atrás y sumar 710 partidos durante 17 años con el primer equipo. Estoy muy orgulloso. Me encantó jugar cada minuto para los mejores hinchas del mundo. Ha sido un viaje increíble", completó.

Xavi disfrutó, sin dudas, la mejor educación en el famosa cantera del Barcelona, pero a los 35 años ya no era un titular habitual y sólo logró su récord de 151 presencias en la Liga de Campeones apareciendo como suplente en la final de Berlín contra la Juventus.

"Después de levantar el trofeo, sentí nostalgia de que nunca voy a vestir esta camiseta otra vez. Me ha dado todo, todo lo que podía pedir. Me siento feliz y orgulloso", aseguró.

En Berlín, Xavi abrazó a Andrea Pirlo, de 36 años, que no ha jugado para un solo club a lo largo de su carrera, pero que toma un destino parecido, al salir de Italia y la Juventus para recalar en Nueva York.

"Andrea es un ícono del fútbol italiano y la Juventus. No será fácil reemplazar a Pirlo", aseguró el director deportivo de la Juve, Giuseppe Marotta. O, como algunos afirman, lo peor de tener jugadores legendarios es lo que sucede una vez que se han marchado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios