Incendio en la sala de prensa

  • Mourinho y Guardiola calientan el partido con una inesperada batalla verbal

De pronto, el clásico entre Barcelona y Real Madrid adquirió ayer una enorme temperatura tras la agria e inesperada batalla dialéctica de los entrenadores, José Mourinho y Josep Guardiola, que presagian una eliminatoria más que caliente.

Si Mourinho acusó a Guardiola de criticar "el acierto arbitral", el técnico catalán contestó poco después con la mayor contundencia desde que es entrenador del Barcelona: "Mourinho es el puto amo en la sala de prensa". Casi nada.

El día comenzó con Mourinho de mal humor. El portugués ofreció su lado más polémico y se mostró indignado por las declaraciones realizadas el sábado por Guardiola. "¿El árbitro de mañana? Más importante que la presión que han hecho para que Proença no sea el árbitro es que iniciamos un nuevo ciclo", arrancó Mourinho su argumento. "Hasta ahora teníamos un grupo que no hablaba de árbitros, en el que estaba Pep. Luego había uno muy grande que hablaba de árbitros, tanto para criticar como para alabar, en el que estaba yo. Pero ahora entramos en una nueva era... Ahora hay un nuevo grupo, con una sola persona que es él, que critica el acierto del árbitro", soltó.

Mourinho recordó episodios pasados, como la semifinal de la Champions de 2009 en la que el Barcelona eliminó al Chelsea. "La cuestión tiene una profundidad grande. Él estaba acostumbrado a lo de Stamford Bridge y ahora no está contento con el acierto de los árbitros. ¡Ahora critica una decisión acertada!", exclamó. Y prosiguió en su ataque a Guardiola: "No deseo que Stark ayude a mi equipo, sino que los dos equipos estemos al final contentos con su labor. Aunque con Pep es imposible".

Y Guardiola respondió poco después: "En esta sala es el puto jefe, el puto amo". "Como el señor Mourinho me ha tuteado, yo también le voy a tutear. No sé cuál es la cámara de José, supongo que todas aquí. Mañana nos enfrentamos a las 20:45 dentro del campo. Fuera, él ha ganado. Ha ganado durante todo el año. Le regalo su Champions fuera del campo. Yo no tengo un ex árbitro ni un director general que me hacen el trabajo", proclamó Pep ante la sorpresa de la sala de prensa del Santiago Bernabéu.

Y siguió con ironía: "Nosotros nos conformamos con victorias más pequeñitas. Podría sacar una lista de agravios comparativos, pero no terminaría nunca. No quiero competir ni un solo instante en esta sala de prensa. Él es el puto jefe, el puto amo. Él me conoce, yo le conozco". El discurso no se quedó ahí y aludió al presidente del Real Madrid. "Mourinho puede seguir leyendo a quien quiera, a los amigos de Florentino Pérez, a la Central Lechera, como se conoce en Madrid. Yo no voy a justificar mis palabras, él sabrá lo que hace", añadió.

"Tras la final de Copa, yo felicité al Madrid por el título que había ganado merecidamente en el campo. La intención de mis palabras respecto a la final, que ha provocado el maravilloso comentario del entrenador del Real Madrid, no era la que él le ha dado. Él me puede creer a mí o a lo que lee. Ciertamente, él tiene más interés en creer lo que lee antes que a mí", explicó Guardiola. Además, acusó veladamente a Mourinho de obligar a Sergio Ramos a criticarlo. "José convenció a los del Chelsea hace seis años y ahora a los del Madrid. Ahora sé que fue el club el que le indicó a Sergio Ramos lo que tenía que decir. De Mourinho aprendo mucho dentro del campo y procuro no aprender nada fuera", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios