Intensidad, la palabra mágica

  • "Es innegociable en nuestro equipo", subraya Santa Cruz, que diagnostica los males del equipo

El debate es incesante en torno a la plantilla del Málaga: la pérdida de calidad ha derivado en otras cuestiones más bizarras como grandes cualidades del equipo, en el que prima el bloque sobre las actuaciones particulares. Una palabra compendia todos esos parabienes: intensidad. Fue la característica que propició los mejores ratos de fútbol de la temporada, también los buenos resultados. Ha desaparecido en los últimos encuentros, por más que a veces Schuster no lo vea o simule no hacerlo para echar un capote a los suyos. Ayer Roque Santa Cruz, uno de los veteranos, reflexionó en torno a ello y se atrevió a diagnosticar algunos de los males del plantel que han derivado en que a día de hoy ocupe la decimocuarta plaza en la clasificación.

"Es innegociable en nuestro equipo - alertó el delantero paraguayo en la Tertulia de Málaga FM Radio Marca-. Contra el Celta fue una bofetada para todos los jugadores, pecamos de falta de actitud y en el equipo nos sentimos faltos de respuesta. Cuando uno busca competir y se ve tan avasallado... Contra el Espanyol mejoramos y ante el Betis nos volvimos a complicar solos, como en piloto automático en el que no podemos salir de determinados momentos. Quizás hubo detalles técnicos o tácticos, pero la intensidad fue clave", desgranó el internacional blanquiazul.

Su frialdad para reconocer y comentar los problemas del Málaga también se vio reflejada en su temple para hablar de cómo revertir la situación. "Son momentos delicados, hay que empezar a levantar la cabeza. Estamos a tiempo de poder plantar cara a la situación, que no es desesperada. Tenemos muchos altibajos y mezclamos partidos buenos y ordenados con otros que no lo son tanto. Estamos en condiciones de volver a encontrar de nuevo ese equilibrio", espetó.

En cuanto a la idea de juego, Santa Cruz señaló que el cambio del equipo viene porque "fallamos en la transición de pasar de estar más replegados a ser los que llevemos la batuta de la pelota". "Ahí nos volvimos un equipo menos importante. Nos falta en posesión, en poder manejar la pelota mejor y poder llegar más pulcramente", dijo sin tapujos.

Santa Cruz también confirmó lo que es un secreto a voces: que prefieren jugar con un solo delantero. "Nos sentimos más cómodos. El día del Celta salimos con dos y estamos intentando trabajar para jugar con ese sistema, aunque aún no lo conseguimos. Cuando íbamos empate con el Betis cometimos errores porque atacamos con más gente y queríamos ganar. Es comprensible. Con el 4-5-1 el equipo se siente más arropado", indicó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios