Janka confirma su proyección con el oro

El suizo Carlo Janka confirmó que es la gran promesa del esquí alpino al ganar el oro de slalom gigante en Vancouver. De 23 años y segundo en la general de la Copa del Mundo, demostró por qué fue campeón de la especialidad en el Mundial de 2009 y se impuso con un tiempo total en ambas mangas de 2:37,83. El podio lo completaron los noruegos Kjetil Jansrud y Aksel Lund Svindal, oro en supergigante y plata en descenso, respectivamente.

"No cometí ningún error de principio a fin, es increíble ser campeón mundial y olímpico con 23 años", dijo Janka, que en Beaver Creek logró el hito de ganar en días seguidos un slalom gigante, una supercombinada y un descenso. Janka logra su primera medalla olímpica en su estreno en unos Juegos. Es el segundo oro para su país en esquí alpino tras el de Didier Defago en descenso.

Su depurada técnica, con la que está maravillando al mundo del esquí, salió a relucir tras ser undécimo en descenso, octavo en supergigante y cuarto en combinada. "Había mucha presión en Suiza, pero fui capaz de sobrellevarla", dijo con su frialdad habitual. Nunca su país había ganado dos oros en esquí alpino en unos mismos Juegos.

"Mi meta era ganar una medalla, ahora tengo una de oro, es un día fantástico. Se ha ganado algo, pero todavía no sé qué significa", señaló. "Hubiera preferido ganar en descenso, porque es la disciplina reina y quien gana ahí es uno de los grandes", apuntó.

La racha del estadounidense Bode Miller se frenó tras el oro en la supercombinada, la plata en el supergigante y el bronce en el descenso. El sábado buscará otro metal en slalom, lo que le convertiría en el primer esquiador de la historia en tener una medalla olímpica en las cinco disciplinas alpinas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios