Málaga c. f.

Jonathan, el niño que se 'entrenó' con el Barcelona

  • Un malagueño de 8 años burla las medidas de seguridad y se cuela en La Masía · Eto'o le abrazó y le presentó a sus ídolos

Comentarios 1

Málaga tiene un Ronaldinho de 8 años que ayer emuló al astro brasileño. Cerca de las 13.00 y portando una camiseta con su nombre y su 10, realizó una de las clásicas jugadas del azulgrana, pero a su manera. En lugar de por un hueco en la defensa, se coló por un pequeño agujero entre las verjas que separan a los aficionados del Barcelona del campo principal de entrenamiento de La Masía. Se encontró miembros de seguridad en vez de defensas y los fue sorteando en velocidad, así hasta dejar atrás a tres, hasta recorrer 30 metros como si fuera la carrera de su vida. Lo era, porque significa un sueño para él. Para Jonathan, que ayer se convirtió por unos segundos en Ronaldinho y cumplió el sueño de entrenarse con los cracks de la primera plantilla azulgrana. La escena fue una de las imágenes del día en casi todas las televisiones, dado que resulta bastante complejo burlar las medidas de seguridad en los entrenamientos del Barcelona.

Como si fuera una semblanza de los partidos del Barcelona, para su jugada contó con la colaboración de Samuel Eto'o. De hecho, el camerunés hizo una seña a los miembros de seguridad para que no lo pararan cuando vio que corría como un loco hacia él. Jonathan fue atendido amistosamente por el ariete barcelonista, que lo llevó en brazos hasta saludar a la mayoría de jugadores presentes en el entrenamiento. El pequeño malagueño se emocionó cuando conoció en persona a Ronaldinho y no pudo reprimir las lágrimas. Algunos, como el capitán, Carles Puyol, incluso le gastaron bromas. "A ver si la próxima vez te pones botas de taco", espetó al chaval, que se resbaló antes de abrazar a Eto'o, debido a que corría con zapatillas deportivas por el césped de La Masía.

Posteriormente, Eto'o le regaló la sudadera con la que se había entrenado y lo sacó en hombros del entrenamiento. Jonathan fue ovacionado por la multitud de aficionados congregados en la sesión matutina de los azulgrana e incluso algún que otro medio de comunicación se acercó al chaval para pulsar sus impresiones. "¿Esto qué es?", expresó Jonathan cuando un periodista le acercó la grabadora y le inquirió por su hazaña.

Fue la anécdota de la mañana en los campos donde habitualmente se ejercitan los jugadores de Frank Rijkaard. Jonathan, que visualizaba el entrenamiento junto con sus padres (la familia se encuentra de vacaciones en la Ciudad Condal aprovechando la semana blanca), no resistió la tentación de ver a sus ídolos de cerca y no dudó en meterse por uno de los agujeros de las finas vallas de alambre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios