Juanmi y Samubrotes en la crisis

  • Los delanteros firman los tres últimos goles del Málaga y dan razones a Schuster para repetir ante el Villarreal.

Uno nació en Coín; el otro, de la capital, se ha criado en el humilde barrio de La Luz. Son de la casa, han mamado malaguismo y juegan en el puesto de delantero. No han llegado a coincidir en las categorías inferiores, pero sí en el Málaga de Bernd Schuster tras varias aventuras lejos de Martiricos. Ambos cargan en sus espaldas con historias hechas para ser contadas. Juanmi y Samuel representan los brotes verdes en la crisis blanquiazul. Apuntan a Villarreal tras ser de lo poco rescatable del Málaga ante el Athletic.

Juanmi y Samu protagonizaron las pocas buenas noticias que ofreció la derrota del pasado lunes. El coíno anotó un gol, insistió en el desmarque y ofreció vías de pase a sus compañeros. Juanmi gozó de tres ocasiones (aunque una no valió por fuera de juego) y aprovechó una: un golazo de cabeza que descubrió un nuevo registro en su catálogo anotador. Samu, por su parte, fue el mejor del Málaga en tres cuartos de campo. En la derecha puso en aprietos a Balenziaga y en la izquierda fue una constante ayuda para un discreto Antunes. Se fajó, la soltó rápido y se atrevió con un par de arrancadas. Curiosamente, las últimas tres dianas del Málaga llevan el sello de los dos. Schuster, que tras el encuentro señaló de forma hiriente a su plantilla, sólo tuvo elogios para Juanmi y Samu: "No ayuda tener a Mounir [El Hamdaoui] y a Roque [Santa Cruz] lesionados, pero por otro lado se ve a jugadores de aquí como Juanmi y Samu que lo están dando todo y en los últimos partidos fueron los dos los que marcaron".

La carrera de Juanmi es de sobra conocida, hace ya cuatro años que vive bajo los focos mediáticos. Quién sabe si está ante la oportunidad de consolidarse de una vez en el Málaga. "Cuando salto al campo me siento cómodo e importante. Cuento con la confianza del míster y espero devolvérsela. Por desgracia el equipo no está ganando", dijo ayer en rueda de prensa.

Tiene apenas 20 años y ya es su quinta campaña en el conjunto albiceleste. Juanmi convirtió en el malaguista más joven en debutar en debutar y marcar (récord que le arrebató Fabrice hace año y medio) y es el futbolista más precoz en anotar dos goles en un partido (en el 3-5 al Zaragoza, en septiembre de 2010). Tras jugar medio año en Santander, de donde se vino con descenso a Segunda B y sin goles, el menudo delantero ahora lleva dos en 135 minutos. Schuster lo ha recuperado para el Málaga y Juanmi confía dejar de ser por fin la promesa española que brillaba en juveniles.

También puede presumir Schuster de haber impulsado para la élite a Samu. Después de tres años en el filial, el atacante no quería seguir militando en Tercera. Probar en el extranjero o abandonar el fútbol eran sus opciones. En la estadía alemana convenció al técnico. Ya ha jugado ante el Barça, ha debutado en el Bernabéu y ha marcado su primer gol oficial con el Málaga.

Claro que la historia de Samu empezó en el Conejitos, pasó por Chelsea y Glasgow Rangers y siguió en el Alhaurino antes de ingresar en el Malagueño. Siempre será el chaval que le dijo "no" a Mourinho y prefirió volverse. Hace meses fue Schuster quien le dijo "sí". "Tengo que agradecer al míster y a Fabio [Celestini, segundo técnico] la oportunidad que me han dado. Muchas veces pensaba yo que se me había escapado el fútbol de alto nivel y de élite y que debía ponerme a trabajar y ayudar en mi casa para que no faltara para comer", comentó Samu en una entrevista reciente ofrecida a este medio. Ambos tienen en su mano seguir dándole la razón al entrenador. El Madrigal, donde juega mañana el Málaga, es un lugar propicio para ello.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios