Levantarse en Manresa

  • Reto El Unicaja, afectado anímicamente, vuelve a competir 48 horas después de la dolorosa derrota con el Real Madrid Mermado Payne no viajó, Abrines es duda y estará Lima

Mirotic recibe un pase envenenado de Sergio Rodríguez, supera la defensa de Garbajosa, sortea a Peric y evita el tapón de Zoric con una entrada a pie cambiado que termina con el balón dando en el tablero y entrando por el aro. Derrota en la primera jornada del Top 16. La secuencia no abandona el subconsciente cajista. Se repite una y otra vez como una pesadilla de la que resulta imposible escapar. Fue duro, muy duro. Demasiado cruel para un equipo que llegó a tocar con los dedos una victoria que era un tesoro.

No hace ni 48 horas de aquello y el Unicaja se encuentra ya a estas horas en Manresa. Cambio de chip. Regresa la Liga Endesa y aguarda un encuentro (19:00, Teledeporte) que se convierte en una buena prueba para calibrar la capacidad de reacción del equipo malagueño. Hasta cierto punto sería comprensible no ver hoy al Unicaja guerrero y combativo de esta temporada. Hay golpes de los que cuesta recomponerse. Pero no es este un grupo dado a las excusas. Hasta ahora, siempre ha encontrado la manera de resarcirse. Jugadores que dan un paso al frente y multiplican sus prestaciones, variantes tácticas que minimizan las carencias... Unión, compromiso. Y eso es lo que se espera esta tarde del Unicaja en el cubil del Nou Congost. No es cierto que no haya nada en juego. Pase lo que pase hoy se será cabeza de serie en la Copa del Rey, cierto, pero hay una tercera plaza que defender. Y está el respeto, la credibilidad ganada en estas 16 jornadas precedentes.

La enfermería cajista sigue sin vaciarse y Chus Mateo viaja a Manresa con equipo de circunstancias, tapando aquí y allí los agujeros que las lesiones han provocado con el paso de los días. Se quedaron en Málaga Joel Freeland y Mark Payne. El segundo, aunque jugó el jueves, se resintió de su dolencia en el primer dedo del pie izquierdo, y al primero aún le quedan unos días para regresar tras sufrir un esguince de tobillo. Sí se marcharon con el equipo Álex Abrines, que no jugó ante el Madrid, aunque su disponibilidad será una incógnita hasta horas antes del partido, y Augusto Lima, que ocupará se segunda ficha de extracomunitario que deja Payne. Además, reforzarán el equipo dos jugadores del Clínicas Rincón Benahavís, el pívot bosnio Ognjen Kuzmic y el ala-pívot checho Samuel Faifr, que viajan hoy mismo desde Tenerife tras jugar anoche con el filial ante el Iberostar Canarias.

En Manresa no ven nada mal el bajón anímico y los problemas de lesiones con los que se presenta el Unicaja. Aún sueñan con la Copa y cualquier ventaja es bienvenida. Los de Jaume Ponsarnau, que la pasada jornada sorprendieron al Caja Laboral en Vitoria, necesitan ganar y esperar una milagrosa carambola para estar en Barcelona. Difícil, muy difícil. Enfrente tendrán a un Unicaja que intentará borrar de su memoria la maldita canasta de Mirotic.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios