Luces y sombras, a priori

  • Con McIntyre llegó el referente esperado y con Tripkovic, más tiro exterior pero no todo el que se quisiera · El déficit de kilos y centímetros que existía continúa

Comentarios 2

El Unicaja 2010/11 se pone en marcha en la semana entrante. Será en la siguiente cuando Aíto García Reneses tome el mando. Antes, análisis médicos y físicos desde el miércoles. Y trabajo de acondicionamiento para cargar el depósito. Salvo cambio de parecer, no descartable aunque difícil, del Consejo de Administración, la plantilla está cerrada hasta nueva orden o contratiempo en forma de lesión. La negación del fichaje del alero internacional croata Hrvoje Peric, acordado por la dirección deportiva y el cuerpo técnico, cuando las gestiones estaban cuajadas hizo que sonara la claqueta. El casting se había acabado, no había más.

Hay, pues, argumentos para discutir sobre la confección de la plantilla, la primera tras la marcha de Juanma Rodríguez de la dirección deportiva, la primera tras la llegada de Manolo Rubia al cargo. Siempre con los riesgos que conlleva un análisis apriorístico. El bloque tiene un rostro definido en todas sus posiciones. 10 jugadores del primer equipo, con el ala-pívot Augusto Lima y el base-escolta Rafa Freire como comodines entre el Unicaja y el Clínicas pero con total disponibilidad para Aíto. Sobre todo Lima, undécimo jugador.

Son tres nuevos fichajes los realizados. Llenan el hueco de Cook, el que debería haber tenido Gomis y acabó siendo para Jeter, Williams y Dowdell y el que Dean no se ganó y fue para Dixon y, después, Neal. Un líder, un top 3 europeo en su posición en los últimos años, el base norteamericano Terrell McIntyre. Cumplirá 33 años al poco de comenzar la temporada, la edad es la principal duda que puede presentar. Sano, es un jugador que ha marcado diferencias en Italia y la Euroliga. Claro, hay que verle en ACB, con su particular y superior exigencia. Un reto para él, una esperanza para el Unicaja, que prescindió de Omar Cook, ahora en Valencia, para entregarle la batuta al ex jugador del Montepaschi Siena.

El suplente de McIntyre ofrece más margen para la discusión. Llega avalado y con la absoluta venia de Aíto García Reneses. Es el uruguayo, con pasaporte español pero no seleccionable, Panchi Barrera, talento del más alto nivel en categoría junior no refrendado aún entre los hombres. No consiguió descollar en la LEB, pero el técnico, que le conoció en Badalona, tiene fe en que sea un hombre válido.

El tercer fichaje es un fabuloso tirador -"el mejor en carrera de Europa", le define Sito Alonso, que le tuvo en el DKV Joventut- aunque algo discontinuo en el juego, el serbio Uros Tripkovic, que debe demostrar que no es un jugador unidimensional, que tiene algo más que el tiro en su repertorio. Es una apuesta más de la dirección deportiva, por su relación calidad-precio, que del entrenador.

Hay factores que no se contemplan en la simple lista de altas y bajas. El bloque continúa, hay siete jugadores (Berni, Blanco, Jiménez, Rubio, Printezis, Archibald y Freeland), nueve contando con Lima y Freire, que ya estaban en la temporada anterior, que ya conocen la metodología de Aíto y lo que el técnico quiere de ellos. También el entrenador tiene un mapa más claro de la realidad del grueso de la plantilla, su realidad, sus virtudes y sus defectos. "Quizá sobreestimé la capacidad de aprendizaje", dijo el técnico cuando más llovía la temporada pasada como autocrítica mayor.

Otro factor importante a favor es que Aíto comienza el trabajo con todos los hombres a disposición salvo Giorgos Printezis, que se incorporará a mediados de septiembre tras jugar el Mundial de Turquía. La temporada pasada, entre lesionados e internacionales, el entrenador nunca dispuso del 100% de la plantilla original confeccionada. La descarga de esfuerzo que exige una competición de selecciones y el adelanto en tiempo de conjunción ayudan, a priori.

También se cuenta con el margen de progresión de dos jugadores jóvenes (Freeland, 23 años, y Saúl Blanco, 25). A ellos dos, Printezis y Rubio se le firmaron contratos amplios, de tres años o más, para temporadas venideras porque se pretendía apoyar el crecimiento de un equipo en ellos. Es uno de los factores en los que más se confía para la próxima temporada, el paso adelante de ellos cuatro. Aunque en algunos se tiene más confianza que en otros. Sin perder de vista, claro, a Augusto Lima y Freire. El primero fue muy utilizado (17 partidos, con más de 10 minutos de media) por Aíto el año pasado. Tiene terreno libre para ganarse un puesto. Freire también compite con un igual, Panchi Barrera.

Sigue habiendo, sin embargo, carencias en la plantilla. Faltan kilos y centímetros y un punto de capacidad atlética. Sólo Freeland, algo también Lima, es capaz de jugar con soltura por encima del aro. Y sólo Archibald supera los 2.10 metros. Una de las opciones que se barajó fue la de bajar a Freeland al puesto de cuatro y fichar a otro pívot además de renovar a Archibald, pero no hubo consenso. El preferido de la dirección deportiva era Kosta Perovic, pero la inmersión del Barcelona en la operación resultó definitiva para que el serbio, como ya pasara hace tres años, no acabara en Málaga pese al interés cajista. Se plantearon otras alternativas, tipo Lazaros Papadopoulos. Pero a Aíto nada le sedujo de lo que se le ofreció más que la consistencia que le otorga Archibald, que cumplirá su quinta temporada a sus órdenes (dos en Badalona y dos en Málaga).

Otro caballo de batalla resultan los cuatros. El Unicaja los ha puesto en el mercado, pero ni por Printezis ni por Guille Rubio han llegado ofertas mínimamente atractivas en las que el equipo malagueño no tuviera que hacer frente a una importante parte de sus fichas. Llegaron el verano anterior con la aprobación del entrenador, pero ambos han defraudado a sus expectativas. De hecho, no es casual que se haya peleado por un alero alto (Peric) para completar la plantilla. El cuatro más fiable a día de hoy para Aíto se llama Carlos Jiménez. Se valoraron opciones como Pablo Aguilar (hubiera venido a Málaga de haberse encontrado salida para Rubio), Jordi Trias o el lituano Katelynas, fichado por el Cajasol. Pero la orden dada por la Caja era clara: no se pagan más indemnizaciones. Y ello implicaba que ni Printezis ni Rubio podían salir, no había hueco.

También hay dudas con el tiro exterior. Hay que recordar que la distancia del triple se retrasa este año medio metro (de 6.25 a 6.75 metros). Y sólo Tripkovic y McIntyre son tiradores solventes desde la distancia nueva. Se barajó el nombre de Louis Bullock, dispuesto a hacer un esfuerzo por volver a Málaga, donde tiene casa y negocios, pero se convino que se ganaba más que se perdía. Ha habido múltiples ideas de plantilla, proposiciones, ideas, alternativas, negociaciones. Pero la resultante, con las limitaciones que hay, es ésta. Y empieza a rodar esta semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios