Madrid 2020 choca con un viejo conocido

  • Cada vez que la capital española atisba la cima para ser elegida sede de los Juegos, salta la chispa del dopaje

Hay algo de mito de Sísifo en la lucha de Madrid por ser sede olímpica: cada vez que atisba la cima, el nivel de los ganadores, una pesada piedra llamada dopaje daña seriamente sus esfuerzos. Tanto es así, que el máximo responsable de la candidatura de Madrid 2020, Alejandro Blanco, salió a defender "la limpieza del deporte español" y se dijo incluso dispuesto a promover una revisión de los fundamentos de la lucha antidopaje.

"Es intolerable que se acuse a todo el deporte español", enfatizó ayer el ministro español de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, en un claro reflejo de que el país vuelve a estar a la defensiva en la lucha antidopaje. Van tres días de malas noticias para la imagen española en ese aspecto, también para Madrid 2020, que el lunes presenta el dossier de una candidatura que tiene como rivales a Bakú, Doha, Estambul, Roma y Tokio.

El lunes se supo que el Tribunal de Arbitraje Deportivo sancionaba con dos años a Contador tras un año y medio de tensión. El martes surgieron los vídeos del Canal Plus francés en los que insinuaba con notable claridad que el dopaje es el pan de cada día en el deporte español y se cebaba especialmente con Rafael Nadal. Ayer, el TAS sancionó con dos años al ex ciclista Jan Ullrich por un dopaje vinculado a la trama del médico español Eufemiano Fuentes. Otra vez el fantasma de la Operación Puerto, aquella gigantesca investigación antidopaje en España.

"Creo que España debería haber encontrado un camino para descubrir lo que se insinuó con la Operación Puerto. Entonces no existiría esta percepción", dijo ayer Francesco Ricci Bitti, presidente de la Federación Internacional de Tenis. "No es que haya sido un error, pero no fue bueno para el deporte en España que no se hayan revelado todos los aspectos de la Operación Puerto", insistió Ricci Bitti.

En ese contexto, Blanco lanzó el miércoles una idea que puede ser peligrosa para la imagen de Madrid 2020: es "partidario" de "revisar" el principio de la "responsabilidad objetiva", piedra angular del actual sistema de lucha contra el dopaje. "Hay mucha inquietud en ese principio, porque responsabilizas al deportista de todo lo que lleva dentro y eso si lo llevamos al terreno personal es muy complicado", dijo el líder de Madrid 2020. Su compatriota José Perurena, miembro del COI, no está de acuerdo. "Eso es un poco complicado de cambiar, hay que hacer un análisis más profundo", dijo Perurena, que también preside la Federación Internacional de Piragüismo. "Los presidentes de federaciones internacionales estamos a favor de la lucha contra el dopaje, todos. Pero las reglas de la AMA se basan en la ley suiza. (Si revisáramos ese principio) entraríamos en unos niveles... Lo que hay que hacer es atajar antes la raíz del dopaje".

Ya tres años atrás la candidatura de Madrid 2016 se vio en problemas cuando David Howman, director general de la AMA, dijo que veía poco "inteligente" un decreto del Gobierno de Zapatero que relajaba la obligación de los deportistas de estar siempre localizables para los controles, al tiempo que prohibía hacerlos entre las 11 de la noche y las seis de la mañana.

España daría marcha atrás, pero el daño de imagen ya estaba hecho. Aunque Perurena cree que el mayor problema de Madrid no es el del dopaje, sino la crisis. "Eso influye más", comentó en referencia a la percepción entre sus colegas del COI, que serán los que votarán, en septiembre del año próximo, la sede de los Juegos de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios