El Madrid se hace fuerte

  • El conjunto de Joan Plaza se impone al Zalgiris de Marcus Brown en un encuentro en el que la robustez madridista en el último cuarto desequilibró el resultado final

El Real Madrid entró en contacto con la exigencia implacable de la segunda fase de la Euroliga en la premier de la nueva etapa continental en Vistalegre, amenazado hasta el último instante por el Zalgiris Kaunas lituano, reducido al borde de la bocina gracias a la robustez madridista en el último periodo, dominado por un excelente despliegue de Charles Smith.

El 0-6 inicial cambió hasta un 18-9 antes de que los primeros movimientos de ambos banquillos equilibrasen el pulso. El senegalés Mamadou N'Diaye y Jonas Maciulis encontraron los huecos necesarios en la defensa local para nivelar el resultado (19-16), aunque el belga Axel Hervelle tubo tiempo de anotar el cuarto triple madridista en una serie de cinco de cuatro para acabar el primer cuarto en 22-16.

Entre N'Diaye y Maciulis el Zalgiris le sacó los colores del líder ACB en el inicio del segundo corte. El Real Madrid malvivió con cuatro puntos cinco minutos y cedió la iniciativa merced a una serie de 0-9. Bullock vinó en auxilio de los suyos. Los lituanos apenas disfrutaron el 26-29 que penalizó el apagón ofensivo madrileño, especialmente acentuado en los lanzamientos de dos puntos. Al unísono, Felipe Reyes ya se dejaba notar. Igual que Marko Popovic. Aunque Collins y Brown sólo habían anotado tiros libres en el ecuador de la contienda (6/6 el uno y 2/2 el otro ), el croata Marko Popovic, ex del DKV Joventut, clavó dos triples desde Kaunas antes de la bocina del descanso para situar el choque en pie de igualdad (43-39).

La batería exterior báltica enseñaba su tremendo poderío. Los tres hombres pequeños del Zalgiris -Collins, Popovic y Brown- traían de cabeza a la defensa local. El Madrid, aspiraba bocanadas de aire gracias a Bullock y, dentro de la pintura, a Reyes, los únicos capaces de perforar la tela de araña tendida por los lituanos delante de la canasta.

El Madrid aguantaba los embates con más ganas que serenidad ante el recién proclamado campeón de la Copa de Lituania por encima del Lietuvos Rytas, otro equipo de la Euroliga. El cóctel produjo una tanda total de 18-0 rematada por Smith, que despachó un último cuarto sensacional (70-69, 34'). Lo que no arredró al Zalgiris. N'Diaye desenterró de nuevo el hacha de guerra (70-65) y, en medio del recital de Smith, el Madrid y el Zalgiris se lanzaron a un intercambio de golpes entre pesos pesados para solventar la cuestión. Los blancos exhibieron más pegada y el primero de los tres partidos de la segunda fase europea en Vistalegre, claves para avanzar hacia las eliminatorias, subió a su casillero de triunfos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios