El Madrid pasa por encima del Barça

  • Rudy Fernández y Sergio Rodríguez lideran a los blancos dentro de un excepcional trabajo de conjunto

El Real Madrid, liderado por Rudy Fernández y Chacho Rodríguez y apoyado en un gran trabajo colectivo, consiguió una importante victoria, 97-73, ante un Barcelona que no encontró los mismos argumentos que su rival para optar a ese objetivo.

A toda velocidad y sin frenos. Así comenzó el clásico europeo. Real Madrid y Barcelona se emplearon con todo desde el primer segundo y al minuto y medio de juego ya se habían anotado diez puntos, 5-5.

Rudy Fernández estuvo especialmente inspirado en esos instantes iniciales y tres triples suyos sin fallo lanzaron a un Real Madrid centrado en el juego, en defensa y en ataque, 15-7 (min.4.30). Los blancos no quisieron cometer los mismos errores que el día de los Santos Inocentes en el Palau en Liga.

Pablo Laso, entrenador del Real Madrid, y Xavi Pascual, técnico del Barcelona, hicieron gala de su vasto banquillo y como la ocasión lo merecía, ambos jugaron su particular partida de ajedrez, dando entrada cada uno a diez de sus piezas en el primer periodo, algo completamente inusual. Con el Madrid como claro dominador de los primeros diez minutos de juego y con Rudy y Gustavo Ayón como mariscales de campo, el marcador reflejó un 26-16.

Las defensas entraron en acción en el segundo cuarto y frenaron el ritmo de anotación. Sobre todo dejaron los errores de concentración a la mínima expresión y obligaron al rival a sudar cada punto.

Ahora fue Sergio Rodríguez el que cogió el testigo anotador del Real Madrid y el que mantuvo la ventaja con la oposición de Tomic y Doellman, con Hezonja no tan afortunado en el lanzamiento y con un Álex Abrines que no vio aro en sus cinco intentos de triple.

Así las cosas, con un juego a la altura de los contendientes y de la responsabilidad y trascendencia que tienen todos los clásicos, el marcador al descanso fue de 42-33, tras una mínima victoria parcial del equipo azulgrana en el segundo acto por 16-17.

El tercer cuarto fue el momento elegido para las acciones personales. Rudy y Hezonja fueron los primeros pistoleros que saltaron a la arena y también surgieron las primeras chispas. Ayón y Tomic tuvieron los primeros roces, en el intercambio de canastas de alto nivel.

La defensa de cambios del Madrid y el acierto de Hezonja mantuvieron, más o menos, la diferencia, 58-48 (min. 26). Ayón puso un tapón imposible a Doellman y el Palacio se travistió de blanco para festejarlo, 62-51 (min. 28). Los locales pusieron más empeño, más deseo, más trabajo y esfuerzo para cerrar el tercer cuarto con el marcador en franquía, 66-53.

Con Rudy desbocado y Chacho haciendo magia, el Real Madrid se disparó hasta los 20 puntos, 74-54 (min. 32), ante un Barcelona que no encontró la motivación necesaria para forzar la ingente calidad de sus jugadores.

Hezonja apoyado en su calidad, juventud y puntería, demostró con tres triples sin fallo que está llamado a ser un jugador estrella a partir de ya mismo.

Las defensas se relajaron hasta el final del partido y el madridismo comenzó a disfrutar una victoria, quizá excesiva al final, nacida de un gran trabajo colectivo y que tiene un sabor a gloria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios