Madurar lejos de casa

  • El equipo malagueño disputará sus próximos cuatro encuentros a domicilio

Temía, y mucho, Aíto García Reneses el complicado calendario con el que daría sus primeros pasos al frente del Unicaja. La visita de Real Madrid, Tau y DKV Joventut más las salidas a Sevilla y Bilbao le obligaban a tener al equipo en óptimas condiciones para evitarse complicaciones en el inicio de su era en Málaga. Pese a la peculiaridad de la pretemporada, el poco tiempo que ha tenido para hacerse con los mandos y las lesiones de Alfonso Sánchez, Berni Rodríguez y Germán Gabriel, el inicio ha respondido con creces a las expectativas creadas.

El Unicaja se ha hecho fuerte en el Carpena, donde ha derrotado al campeón de la pasada liga regular y al campeón de la Copa del Rey. Sólo el Tau, cómo no, ha conseguido salir vivo de Málaga. Y a domicilio, los cajistas han mostrado una solidez desconocida por estos lares en los últimos tiempos: paliza en Sevilla y cómodo triunfo en Bilbao, donde había perdido en sus tres últimas visitas.

Todo marcha a pedir de boca en cuanto a los resultados, pero el calendario propone un nuevo reto. Toca buscarse la vida lejos de casa, madurar sin la comodidad que provocan unas gradas amigas. El Unicaja disputará sus próximos cuatro encuentros, dos de ACB y dos de Euroliga, a domicilio en un tramo en el que tendrá la oportunidad de encarrilar su clasificación para la Copa y consolidarse en la cabeza de su grupo europeo.

El periplo como visitante comienza este jueves en una de las pistas más complicadas de Europa. Los malagueños visitan el Pabellón de la Paz y la Amistad de Atenas, guarida del Olympiacos y pista donde nunca ha ganado, en una cita de órdago para comprobar las prestaciones cajistas en una cancha de las de verdadero pedigree.

Con sólo un día para recuperar, el equipo malagueño se desplazará el sábado hasta Murcia, donde el domingo disputará la sexta jornada de la Liga ACB y, tras regresar en autobús, descansará para comenzar a preparar el lunes 3 de noviembre la segunda semana de gira. El martes 4, viaje a la región italiana de Campania y el miércoles 5, tercer duelo europeo ante el Air Avellino en el Pala del Mauro, un pequeño pabellón con capacidad para 5.000 espectadores.

La última salida en este tramo será a Las Palmas de Gran Canaria, donde un enrachado Kalise recibirá al Unicaja el domingo 9 de noviembre. Habrá que esperar cuatro días más para volver a ver jugar el equipo malagueño en el Carpena. Será el jueves 13 ante la Cibona de Davor Kus, 19 días después de su último duelo en casa ante el DKV Joventut.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios