Un Málaga desdibujado y sin patrón pierde en casa y dice adiós a la Copa

  • El Córdoba se impuso por 1-3 al conjunto malaguista y participará junto al Sevilla en la cita copera

El Málaga firmó una nueva temporada en blanco en la máxima categoría juvenil después de perder en la última jornada ante el Córdoba por 1-3 en los campos de Hipercor.

Ambos equipos llegaban con el subcampeonato en juego, lo que otorgaba una plaza para participar en la Copa del Rey, pero el juego de los malaguistas fue excesivamente lento en sus transiciones y escaso de ideas ofensivas durante todo el partido. Una tónica muy habitual esta temporada. Sólo la calidad técnica de sus jugadores en una competición deficiente había otorgado el privilegio a los blanquiazules de llegar a la última cita con opciones de todo. Pero no dio para más. El equipo, muy mermado físicamente y sin soluciones desde su banquillo, se hundió con el paso de los minutos.

Los dos primeros goles cordobesistas y la necesidad de vencer para lograr el subcampeonato no impidieron que el técnico del Málaga mantuviese un sistema ultradefensivo. Más tarde llego la sustitución de Rafa, el mejor malaguista junto a Emilio hasta ese momento y cerebro del juego blanquiazul. Seguidamente llegarían los recambios para el lateral izquierdo y central, pero sus sustitutos ocuparon idénticas posiciones. Todo seguía igual. El Córdoba, con muy poco, se llevó el partido ante un plantel malaguista al que no le funcionaron las piernas y que cuando más necesitó de un entrenador, no lo encontró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios