Un Málaga sin revulsivos

  • Analizando la imagen del equipo en las dos últimas jornadas, éste no ofrece muestras de reacción · Pese a lo previsible que se presenta, Pellegrini, con su rigidez táctica, tampoco propone nuevas variantes

La eterna lucha del Málaga por alcanzar una regularidad no ha encontrado solución en lo que va de temporada. Ni con el cambio de entrenador, Pellegrini sustituyó a Ferreira en noviembre, ni con el tiempo más que prudencial que lleva el chileno al frente del equipo. Parecía que con las victorias ante la Real Sociedad y el Espanyol sí se empezaron a dar los primeros pasos hacia una normalidad, tanto en el juego como en la clasificación, pero las dos jornadas posteriores devolvieron al equipo a una realidad poco esperanzadora. La misma que si se analizan estas dos últimos encuentros, en los que se ha visto un Málaga sin recursos.

no hay profundidad de banquillo, o no se usa

En la temporada en la que el Málaga ha hecho el mayor desembolso de su historia, cualquier aficionado que lo siga un poco sabe cuáles van a ser las variantes que introducirá Pellegrini en el transcurso de los partidos: Maresca, Quincy y Sandro Silva o Juanmi. El resultado es la razón que implica la entrada de uno de los dos últimos. Si el equipo va ganando, saltará al césped el brasileño. Si necesita un resultado mejor, lo hará el de Coín. Mientras, Maresca resulta ser el primero en entrar. Generalmente lo hace por Recio, quien se ha ganado un puesto que estaba pensado para el italiano, quien definitivamente ha rendido más entrando con el partido en juego que de inicio. Quincy por Portillo es normalmente la segunda variante.

Esto indica que la profundidad de banquillo es escasa, o no se usa. De hecho, Pellegrini apenas cuenta con 16 jugadores, que son los que está utilizando las últimas jornadas, más el lesionado Baptista. Un dato revelador de todo esto está en la posición de lateral zurdo. Entre el primer equipo y el filial, sólo hay tres futbolistas que se amoldan naturalmente a esta posición: Mtiliga, Manu y Sergio. Los dos primeros apenas están contando y sólo se les utiliza en caso de emergencia, como el día en el que Manu jugó en el Bernabéu. El tercero, últimamente tampoco va convocado con el Malagueño. Sin embargo, la sanción de Eliseu por acumulación de amonestaciones, hará que el entrenador tenga que tirar de alguno de ellos, o inventarse otro lateral.

También destaca en el análisis de los minutos disputados que un fichaje como Malagueño permanece inédito en la Liga. Junto al argentino, Helder (con 335 minutos) y Manu (con 420) escenifican el poco uso del fondo de armario.

Pellegrini no ofrece variantes tácticas

El corsé táctico de Pellegrini no acaba de dar los resultados necesarios en el equipo. El 1-4-4-2 del chileno, con volantes en las bandas, no se ve definitivamente plasmado sobre el terreno de juego. El primero de los puntos es que, con los interiores que utiliza, que tienden a tirar hacia el medio, no se termina de aprovechar el espacio en la banda, como en teoría pretende, con los laterales. Ya sea por orden suya o por cualquier otra razón, éstos no se incorporan constantemente, con lo que el equipo queda condenado a ser un ente previsible, en el que el poco peligro que se genera arranca desde las botas de Duda o Apoño o en jugadas a balón parado.

Hasta la fecha, equipos como el Deportivo, que te plantean el encuentro al empate, dejando en la sorpresa de un contragolpe conquistar algo más, se le están dando realmente mal a este Málaga. Sin embargo, el dibujo se mantiene y no se prueba con alguna variante, como bien podría ser un 1-3-5-2, donde los tres de atrás deben bastarse para parar al único delantero oponente, y así se incluye a modo de carrileros a los laterales, donde se podrían ver más liberados y destacarían las virtudes de hombres como Jesús Gámez y Eliseu. Especialmente las del portugués, quien confiesa en privado que sufre mucho en el lateral y pierde toda capacidad de sorpresa en ataque, pues apenas se incorpora.

sólo juegan dos de los fichajes de invierno

De los seis jugadores que se incorporaron al equipo tras el mercado invernal, más Caballero, que lo hizo por la lesión de Asenjo, sólo el meta argentino y Demichelis se han hecho con un puesto fijo en el once inicial. El resto, por lesiones o decisiones técnicas, no están teniendo la oportunidad de demostrar el porqué se les trajo, ni ser el revulsivo que el equipo necesitaba.

Casualmente o no, los dos argentinos fueron los que llegaron por recomendación expresa de Pellegrini. Maresca, que en los 13 partidos que lleva en Liga, seis ha salido desde el banquillo, acumula 509 minutos de juego. Muy pocos en relación con los 979 de Demichelis. De todos ellos, el caso más llamativo es el de Camacho, quien jugó nueve partidos como titular y desde el partido ante el Real Madrid no ha entrado en ninguna convocatoria definitiva.

Ante toda esta tesitura, no queda más que esperar a que tanto el entrenador como el equipo reaccionen en estas últimas siete jornadas que quedan de Liga o que se cumplan los mensajes como el publicado ayer por Rondón en su cuenta de Twitter: "No sólo es grande el que tiene éxito, sino el que nunca se da por vencido... Lucharé hasta el final".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios