Málaga sabe a gol

  • El veleño Javi Guerra (Valladolid) en Liga BBVA y el paleño Jona (Jaén) en Liga Adelante son los máximos goleadores nacidos en España en sus respectivas categorías

Málaga ha parido grandes futbolistas. Los mejores, además de clase, han transpirado gol. Juanito, Hierro e Isco son los casos más manidos, aunque hay ejemplos menos mediáticos que se han erigido en garantía de éxito contra la portería contraria. Javi Guerra, en el Valladolid, y Jona Mejía, en Jaén, acaparan los focos durante estos días. El gol nacional en Primera y Segunda División está siendo cosa de ambos.

El veleño Javi Guerra en la Liga BBVA y el paleño Jona en la Liga Adelante son los máximos goleadores nacidos en España en sus respectivas categorías. Guerra suma siete dianas, empatado con Rodri, del Almería. Jona, por su parte, comparte segundo puesto de la tabla con Borja Viguera, del Alavés. Ambos firman nueve tantos.

Las carreras de Guerra y Jona coinciden en sus orígenes modestos. En el caso del punta blanquivioleta, se trata de segundo año en la máxima categoría. Guerra ha cogido el testigo de su paisano Fernando Hierro, veleño ilustre. Hierro obtuvo con 21 tantos en el año 92 en Primera División, cuando Radomir Antic le hacía jugar casi de mediapunta; Guerra, casi 20 años después, alcanzó los 28 tantos en Segunda, sólo superado por el entonces culé Jonathan Soriano.

Guerra vive su mejor momento en la élite. Está a un único gol de igualar su tope en la Liga BBVA. "Tengo 31 años y es mi segundo año en Primera División. Ha sido un camino muy largo, con muchos obstáculos, pero siempre se aprende de las dificultades que te aparecen en el camino, y en mi caso ha sido así. Me hubiese gustado llegar con 24 años a Primera División, pero lo importante es que he llegado y que estoy en un club donde me siento importante, donde la gente me quiere, donde jugamos un fútbol bonito, y bueno, ha sido difícil, pero la verdad es que me ha merecido muchísimo la pena", explicaba ayer mismo el delantero malacitano una entrevista a GolT.

Jona, como Guerra, saborea las mieles del éxito hoy día. Acumula seis jornadas seguidas marcando. El paleño ha sido clave en el impulso del Jaén en la tabla tras un mal inicio de temporada.

"Eso mismo he leído hoy", decía Jona ayer entre risas a este periódico al ser cuestionado por las seis jornadas seguidas mojando. "No me había fijado en ello. En Jaén estoy súper a gusto, me demuestran mucho cariño y eso es lo que ta confianza. Desde el principio ha sido así y desde el principio me ha ido bien. No me lo esperaba pero tampoco me sorprende porque soy un trabajador nato, llevo toda la vida trabajando y puedo decir que las cosas me están saliendo bien ahora", explicaba ayer Jona, cedido por el Granada al Jaén, que ascendió el pasado verano a Segunda.

El de Jona es un caso particular. Originario de El Palo, su padre es de Honduras, lo que le ha valido incluso para debutar en un amistoso con el combinado centroamericano. Su nombre está en las quinielas para acudir al Mundial de Brasil, para el cual Honduras está clasificado. "Pero está muy difícil", dice. "Está complicado, pero con Honduras viví una experiencia muy bonita, estuve con ellos 12 días concentrado en Estados Unidos. Fue increíble", afirma Jona.

Jona salió del Málaga en edad juvenil. Guerra, no obstante, nunca vistió la zamarra blanquiazul. El delantero del Valladolid es el tercer malagueño con más goles entre Primera y Segunda, con 89 dianas, tras Juanito y Hierro. Vive el presente y no se pone metas. "Hombre, jugar en un grande es siempre un sueño cuando llegas y cuando empiezas, pero yo creo que a mí ya se me ha pasado eso y estoy contento con lo que tengo, no puedo pedir mucho más. Tengo una familia que me quiere, la gente que me rodea también y deportivamente sé cómo está el fútbol", dijo ayer el de Vélez, que en alguna ocasión ha deslizado que le gustaría jugar en el Málaga. El año pasado lo hizo su hermano Emilio, aunque en el filial. También es delantero.

Jona es un trotamundos del fútbol. Sabe hasta lo que es ganarle una final al Benfica, uno de los grandes clubes de Europa. Lo hizo hace unos meses con el Vitória Guimarães, con el que ganó la Taça, aunque no gozó de minutos. Jona no evita la ilusión cuando se le menciona el Málaga. Su hermano juega en la actualidad en El Palo. El de Guerra también lo hace en Segunda B. "Jugar en el Málaga siempre lo piensa uno, es el equipo de la ciudad, pero el Granada me dio la confianza al ficharme y se lo debo todo", afirma. De hecho, confía en contar para los nazarís en un futuro no lejano. "Mi sueño es jugar en Primera y hacerlo en España. Creo que es el sueño de cualquier futbolista", dice. La oportunidad se la está ganando a base de goles. Como ya hizo Javi Guerra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios