Fútbol

El Mallorca echa a su presidente tras ser denunciado por acoso sexual

  • La destitución, por "perdida de confianza", se produce horas después de que Josep Pons compareciera ante los medios para defender su inocencia. Jaume Caldera le sustituirá.

Comentarios 2

El consejo de administración del RCD Mallorca ha destituido esta tarde a su presidente, el diplomático Josep Pons, por "pérdida de confianza", y en su lugar ha nombrado a Jaume Cladera, hasta ahora vicepresidente del club, informaron fuentes del club

La destitución de Josep Pons, ex embajador de España en Viena, se ha producido horas después de que éste compareciera ante los medios de comunicación para reiterar su inocencia en la denuncia presentada contra él por acoso sexual por una trabajadora de la embajada de España en Austria.

El diplomático fue nombrado en julio presidente del Mallorca por el nuevo propietario de la entidad, Lorenzo Serra Ferrer, pero apenas ha ejercido el cargo después de que trascendiera la denuncia presentada contra él por una empleada afiliada a UGT.

Pons ha ocupado en los últimos años el cargo de embajador de España en Viena (Austria), puesto que decidió abandonar para dedicarse íntegramente a presidir el Mallorca.

La decisión de sustituir a Pons ha sido adoptada esta tarde por el consejo de administración del club tras mantener una reunión en la que ha valorado las declaraciones de Pons, hechas esta mañana en un hotel de Palma, en las que ha negado que exista algún procedimiento en su contra "ni en España ni en Austria".

Por ello, el diplomático Josep Pons, ex embajador de España en Viena (Austria), había afirmado que se siente legitimado para ejercer el cargo de presidente del Mallorca.

"No hay ninguna denuncia contra mí, soy inocente", ha manifestado.

El consejo de administración del Mallorca, que él mismo preside, había decidido apartarlo del cargo antes del verano hasta que se aclare lo ocurrido en la embajada de España en Austria.

Pons ha admitido que lo ha pasado "muy mal" tras estallar el caso en Viena, pero que ha salido adelante, "por el apoyo" de su "familia y amigos".

"Si no existe en marcha ningún procedimiento, ni en los tribunales españoles ni austríacos, ni tampoco existe una acusación formal contra mí, entonces quiero poner punto final a esta situación insistiendo en mi inocencia y en mis deseos de recuperar mi puesto en el Mallorca y dejarme la piel trabajando para el club", ha señalado el ex embajador de España en Austria.

A la pregunta de si en algún momento se había planteado dimitir como presidente del consejo de administración del Mallorca, Pons ha respondido: "Jamás. ¿Por qué tendría que marcharme si soy inocente? Mis compañeros del consejo sabían que iba a convocar a los medios de comunicación para aclarar lo ocurrido, y es lo que estoy haciendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios