Mallorca sigue siendo una plaza inexpugnable

El Mallorca conquistó la décima victoria consecutiva en su fortín del Ono Estadi a costa del Villarreal, que estrenó técnico en el banquillo, Juan Carlos Garrido, y que no pudo evitar uno nuevo traspié pese a la gran mejoría que el equipo amarillo experimentó en su juego.

Un gol del portugués Nunes a diez minutos del final certificó el triunfo del equipo rojillo, que le permite mantener sus opciones europeas en la Liga.

El Villarreal dispuso de varias ocasiones para marcar antes del gol de Nunes, pero sus jugadores no estuvieron acertados. Esos errores, al final, le costarían el partido y los tres puntos.

Lo cierto es que el Mallorca anduvo perdido en el campo muchos minutos, pese al esfuerzo titánico de su cerebro, Borja Valero, para variar el rumbo de un equipo con problemas para crear espacios en la defensa rival.

Tras una primera parte sin apenas ocasiones, el partido se abrió. La oportunidad más clara del Villarreal hasta ese momento la tuvo Joseba Llorente, que en un mano a mano con Aouate, no supo definir. Remató al cuerpo del guardameta israelí y la jugada acabó en un córner.

El Mallorca fue más agresivo en la última media hora. El equipo no se conformaba con el empate y una prueba de ello fue la entrada de un delantero, Pierre Webo, por un centrocampista, Mario Suárez, que no tuvo su mejor día.

Esa fe en el triunfo, al final, le permitiría sumar tres puntos de oro en el minuto 80, cuando Nunes cabeceó casi sin oposición en el segundo palo. Fue un auténtico mazazo para un Villarreal sólido pero sin remate, que se quedó sin tiempo para reaccionar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios