Fútbol l Copa del Rey

El Marbella ya sueña

  • Supera al Alicante (2-1) y se las verá con un 'grande' de la Liga

Comentarios 2

El Marbella ya sueña con ponerse el traje de gala en su próximo compromiso de Copa del Rey, el que le propiciará la visita de un equipo que pasea su gloria por el Viejo Continente después de vencer ayer a un duro Alicante que forzó la prórroga (2-1). Pero serán los de José Luis Montes y no los levantinos los que mañana estarán en el bombo de dieciseisavos de final que le permitirá verse las caras con un club de Champions (Barcelona, Real Madrid, Sevilla y Atlético) o uno de Europa League (Valencia, Villarreal y Athletic de Bilbao). La horquilla de trascendencia oscila de un rival a otro, pero cualquiera de ellos lucirá en un Municipal cuyas penas ligueras purga con satisfacción en la Copa.

Y eso que el Alicante arrancó el duelo haciéndose con la posesión y el tiempo del partido. El Marbella dio sus primeros pasos a remolque del cuadro que dirige Vicente Borge, pero se valió del apoyo de un público que, en contra de lo habitual, se mostró muy animoso y llevó a los suyos en volandas en todo momento.

El dominio se equilibró hasta el descanso y fue a mediados de la segunda mitad cuando los de Montes modificaban el marcador gracias a una jugada ensayada que culminó Dani. El éxtasis invadió las gradas y los aficionados ya se relamían con recibir a uno de los grandes de la Liga.

El choque transitó a partir de entonces con un Alicante ofuscado en la búsqueda del empate. Las intentonas visitantes las aplacó la salida de Adrián, que revolucionó el encuentro. Pese a que el cuadro levantino logró las tablas inmediatamente después por un gol del exquisito Gato, con el menudo delantero sobre el césped el Marbella experimentó sus mejores minutos.

El premio, no obstante, llegó apenas comenzada la prórroga. Adrián agarró la bola y, después de sortear a todo el que se puso por delante, sirvió a Moreno para que éste batiera en un mano a mano a Caballero. Con el 2-1, el Marbella se limitó a aguantar el resultado a favor y a verlas venir, pero el Alicante estaba agotado, sin ganas de dar un paso adelante. Incluso el equipo costasoleño dispuso de alguna ocasión que Moreno no materializó. Pese a ello, el Marbella ganó el partido y con él el derecho a soñar. Mañana verá la realidad. Dulce realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios