Atletismo

La atleta Marta Domínguez, absuelta de tráfico de sustancias dopantes

  • La juez entiende que el 'oro' que suministró la palentina a Alberto García es un producto de herbolario permitido por la AMA.

Comentarios 32

Ni la Agencia Española del Medicamento, ni la Agencia Estatal Antidopaje ni el laboratorio de Colonia han podido probar que la atleta palentina Marta Domínguez haya traficado con sustancias dopantes. Por ello, la campeona del mundo en 3.000 metros obstáculos fue exculpada del delito de tráfico de sustancias prohibidas que se le imputaba en el marco de la Operación Galgo.

La jueza Mercedes Pérez Barrios exculpó a la Marta Domínguez del delito de tráfico de sustancias prohibidas. A través de un auto fechado el 14 de abril, la magistrada acordó el sobreseimiento provisional y el archivo de las actuaciones contra la atleta, porque ni la Agencia Española del Medicamento, ni la Agencia Estatal Antidopaje ni el laboratorio de Colonia han podido probar el delito.

De hecho, los tres certificaron que el bote que la deportista hizo llegar al también atleta Alberto García no tiene nada que ver con los componentes prohibidos que la Guardia Civil barajaba (trembolona, testosterona y nandrolona).

La palentina sigue imputada por haber dopado, presuntamente, a Eduardo Polo, un compañero de entrenamiento de 44 años que ni siquiera tiene ficha federativa. También está abierta la causa que investiga un delito fiscal relacionado con unas cuentas que la campeona del mundo tiene abiertas en Andorra y Mónaco.

'Oro' y 'ron'

Todo comenzó el 17 de noviembre de 2010, cuando, en una comida con su agente, José Alonso Valero, Domínguez le entregó un vial de color marrón y cabezal dorado para que se lo hiciese llegar al también atleta Alberto García. Los dos deportistas habían acordado el intercambio en mensajes y llamadas telefónicas en los que hablaban de oro y ron.

La Guardia Civil entendió que se trataba de una jerga para ocultar una sustancia de dopaje. Por eso, montó un dispositivo para grabar el momento en el que la campeona del mundo entregaba el oro a su representante. Después, interceptó el coche de Alonso Valero para comprobar que llevaba consigo la sustancia.

Sin embargo, la Benemérita no la intervino, porque prefirió esperar a que García la recogiese en casa del agente. Al final, los efectivos requisaron el vial el 9 de diciembre, cuando registraron el domicilio del atleta y desencadenaron la Operación Galgo.

La Guardia Civil creyó tener un caso cerrado de tráfico de productos dopantes. Sin embargo, la hipótesis falló por la naturaleza del oro. Marta Domínguez siempre mantuvo que se trataba de un recuperador muscular legal que compró en Estados Unidos y que está a la venta en los herbolarios españoles como cobre-oro-plata.

Rubalcaba subraya que la Benemérita abrió las investigaciones

Rubalcaba afirmó que fue la Benemérita quien abrió las investigaciones contra Domínguez, e hizo hincapié en que Interior no intervino en ello: "Actúa la Guardia Civil; no recibe órdenes del ministro". El vicepresidente sostuvo que "pensar que el Gobierno puede querer poner en cuestión el deporte español" es "un dislate propio de quien tiene alguna fijación insostenible".

Así se desvinculó de los "disparates" que vinculaban al Ejecutivo con una campaña contra el atletismo nacional. Fue en la rueda de prensa que sucede al Consejo de Ministros, cuando evitó comentar el archivo de las diligencias contra la campeona del mundo.

Rubalcaba prefiere esperar a que culminen los procedimientos judiciales de la Operación Galgo. Por eso, lo único que dijo es que la Guardia Civil "actúa e investiga los presuntos delitos y los pone a disposición del juez, que es quien decide qué hay y si se sigue o no el procedimiento". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios