Un Martín Carpena inexpugnable en Europa

  • De ganar al Aris, el Unicaja cumplirá un año completo sin perder un encuentro en casa en la Euroliga, punto de apoyo básico para llegar lejos en la competición

Amarrar en casa y picotear fuera. La fórmula, fácil de enunciar y complicada de ejecutar, le valió al Unicaja para alcanzar la Final Four. La experiencia dicta que, en Europa, es tan complicado vencer a domicilio como obligatorio hacerlo en tu hogar para avanzar. El equipo malagueño ya hizo la mili en Europa y ha adquirido tablas. Y ha hecho del Carpena un fortín inexpugnable en los últimos meses.

Concretamente, desde el 14 de diciembre de 2006, el Unicaja no pierde en casa en la Euroliga. Fue una dura derrota ante el Maccabi (67-83), que, unida a la posterior en Badalona (105-52), dejaba al equipo con pocas opciones de continuar con vida en la competición. Después se obró la reacción y se llegó hasta Atenas, la última estación, en un sprint cimentado en la fortaleza indestructible en la que se convirtió el Palacio.

Así las cosas, son 11 los encuentros consecutivos que el Unicaja acumula sin perder en el Martín Carpena. Los ocho del último tramo de la temporada pasada (Cibona, Panathinaikos, Lottomatica, Benetton, Aris, Dynamo y dos veces el Barcelona en cuartos) más los tres primeros del arranque de esta temporada (Cibona, Maccabi y Lietuvos), en la que el inicio ha sido excelente en líneas generales, con además dos triunfos en cuatro encuentros a domicilio.

O sea, de vencer hoy al Aris el Unicaja completaría un año entero, el 2007 al completo, sin perder un encuentro en casa en la Euroliga. Recientemente, el Tau quebró ante el CSKA una secuencia de 30 victorias seguidas en el Buesa que era el tope en la historia reciente de la competición.

En esta racha de 11 victorias seguidas el Unicaja ha ganado sus partidos por una media de 11,1 puntos de diferencia, encajando sólo 66,6 por encuentro, lo que habla excelencias de la labor defensiva, clave en los éxitos. Siempre se comenta la diferencia en el nivel del arbitraje entre la ACB y la Euroliga. El Unicaja sabe adaptarse a las circunstancias, quizá algo grabado a fuego desde aquel partido de hace dos temporadas ante el Olympiacos, en el que venció en Málaga con una defensa al filo (o por encima de él) del reglamento y finiquitó las opciones cajistas de acceder a la eliminatoria de cuartos de final cuando parecía claro.

Los jugadores inciden en la importancia de vencer en casa. "Nosotros estamos día a día entrenando para seguir mejorando. Creo que en Euroliga estamos jugando muy bien en nuestra casa. El público nos ayuda mucho", dice Ndong. Remata Popovic: "Pienso que es muy importante para todos los equipos no perder partidos en casa y nosotros en la primera vuelta lo hemos conseguido. Es verdad que después intentas ir a ganar cada encuentro, pero los partidos en casa, en los que partes con la ventaja del público, son especialmente importantes para sumar victorias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios