ciclismo balonmano

Maté, de 'paseo' por las Ardenas

  • Tras correr la Amstel, hoy participa en la Flecha Valona y el domingo en la Lieja

La primavera es la época de las clásicas en el ciclismo. Pasó la Milan-San Remo, los adoquines del Tour de Flandes y la París-Roubaix y ahora se vive la semana de las Ardenas. Holanda y Bélgica son el epicentro del mundillo ciclista. En Lieja estará una semana el malagueño Luis Ángel Maté, corredor del Cofidis, que corre las pruebas que más le inspiran y en las que espera brillar con luz propia algún día.

El tríptico lo conforman la Amstel Gold Race, que se disputó el pasado domingo, la Flecha Valona, que se corre hoy, y el próximo domingo la Lieja-Bastoña-Lieja, que marca el punto de inflexión de la temporada, pues después llegan las grandes vueltas. Maté ya sabe lo que es correr las tres pruebas. El domingo no tuvo demasiada suerte en los alrededores de Maastricht, donde se disputa la Amstel. "No fue una buena carrera. Tuve que poner tres veces pie a tierra. Tuve un pinchazo y después, a unos 30 kilómetros de meta, tuve que dejarle la rueda a nuestro líder, Rein Taaramae [corredor estonio de 23 años muy prometedor]. Ya fue imposible meterme de nuevo en el pelotón", relata el corredor marbellí, en su primera temporada en el Cofidis.

Hoy se disputa la Flecha Valona. "Estoy con muchas ganas de quitarme el mal sabor de boca. Tanto yo como el equipo, no nos fue bien en general", dice Maté desde Charleroi, preparado para una carrera peculiar y con mucha tradición, de 201 kilómetros alrededor de la zona francófona belga. "Subimos tres veces el muro de Huy [1.3 kilómetros al 9.3%], la última vez es la meta. Es uno de los kilómetros más duros del ciciclismo. Tiene mucha historia. La carrera casi siempre se decide en los tres minutos que se tarda en subir, aunque alguna vez ha habido una sorpresa. Se va a degüello en la carrera, en los últimos kilómetros por coger la posición, es clave para afrontar la subida. En Bélgica hay muchas rotondas y setos y es un poco peligroso".

Sobre las favoritos, Maté piensa que "Gilbert y Purito Rodríguez han demostrado estar muy bien, fueron primero y segundo en la Amstel con cierta diferencia. Pero hay que tener un ojo a gente que viene, como Contador e Igor Antón, que ya lo hicieron muy bien la semana pasada".

El marbellí disfruta mucho de estas carreras con el ambiente. "Hay una cultura de ciclismo increíble. Hoy -por ayer- hemos subido a Huy y allí la gente nos paraba para tener autógrafos, hacerse fotos con nosotros. Hay una marcha cicloturista el día antes, la gente está desde primera hora en las cunetas... Es otra historia distint", dice el corredor del Cofidis, que para el domingo tiene su prueba favorita: "La Lieja es la carrera de un día más dura que hay en el mundo. Sobre todo la más prestigiosa. Ganarla es lo máximo. [Es la prueba ciclista más antigua que aún se corre, data de 1892]. La dureza es bastante superior".

Tras la Lieja, una semana de descanso sin bicicleta, para ir el día 28 a Sierra Nevada para una concentración altura, previa a otra en Los Alpes, en la que se decidirá el nuevo para el Tour de Francia. Maté está entre los preseleccionados, pero piensa que no estará entre los elegidos porque correrá con total seguridad en la Vuelta a España. Antes, termina de disfrutar de su semana favorita del calendario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios