De McIntyre a McCalebb

Bo McCalebb había deslumbrado en su primera temporada en Europa. Había llevado al Partizan a la Final Four de París'10. Curiosamente, había debutado esa temporada en Belgrado contra el Unicaja, que conquistó el Pionir en el partido inaugural. El Montepaschi realizaba un movimiento que podía entrañar riesgo. Se desprendía del MVP de la última final de la Lega, Terrell McIntyre, base referencia en Italia y Europa durante el lustro anterior. Y en el verano de 2010 apostaba por un jugador con una gran temporada en Europa, pero sólo una.

Evidentemente, la operación resultó una jugada maestra para el equipo toscano. McIntyre vino al Unicaja previo pago de la cláusula de rescisión. McCalebb ganaba menos que el pequeño base y encima entraba dinero en la caja. Todo lo buena que resultó la operación para el Montepaschi resultó de ruinosa para el Unicaja. McIntyre firmó un contrato de dos temporadas y resultó una sombra de lo que había sido. Entre lesiones y un declive físico evidente que en el Montepaschi dibujaba pero no evidenciaba, su paso por Málaga devino en un fiasco que este año grava el presupuesto cajista después de la rescisión veraniega. Firmó por Bolonia, pero debió retirarse a los dos meses de empezar la temporada porque su cadera estaba en las últimas. La operación permitió al Montepaschi disponer del, quizá ahora mismo, el base más determinante del continente, capaz de arrastrar a Macedonia a las semifinales de un Eurobásket. Contento está, porque esta semana aseguraba que seguirá un año más en Europa

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios