Mejoría sin premio

  • Insuficiente El Unicaja da síntomas de recuperación en Manresa pero suma su segunda derrota tras caer en otro final igualado Destacados El gran partido de Saúl Blanco y el impacto de Lima en su debut, lo mejor

Se le complica al Unicaja el inicio de su segundo proyecto con Aíto García Reneses al frente. Reconocidas las lesiones, el poco tiempo de adaptación de algunos refuerzos y la pérdida de talento, escuece ver al equipo malagueño con dos derrotas en las dos primeras jornadas. Cayó en Manresa, como lo hizo en el debut ante el Fuenlabrada. Otra derrota, sí, pero sería injusto no resaltar la mejoría experimentada por el Unicaja respecto a su debut. Mejores sensaciones, mejor juego colectivo. Destacadísimas actuaciones de Saúl Blanco y Augusto Lima, buen papel de Welsch y paso adelante de Berni Rodríguez y Carlos Jiménez. Mejor imagen, pero el mismo desenlace. Un partido disputadísimo jugado a cara y cruz en un final de infarto. Y ya se sabe que no es precisamente el Unicaja un equipo ducho en esas lides.

Aíto criticó duramente en el postpartido del domingo la horrible puesta en escena de sus jugadores ante el Fuenlabrada. Ello condicionó el encuentro. Era el primer aspecto a mejorar y sus hombres cumplieron ese aspecto en Manresa. Se adelantó el cuadro local con un Alzamora que hacía daño bajo los aros y el primero en dar un paso al frente fue el eternamente criticado Jiri Welsch. El checo ajustó su punto de mira y metió al Unicaja en el choque desde la línea de tres con nuevo puntos consecutivos (5-9). El ataque cajista, más fluido mientras era Jeter el que llevaba la batuta, superaba a la defensa local pero atrás los desajustes creados por el bloqueo directo, una asignatura aún por mejorar, provocó numerosas faltas y permitió al Manresa subsistir desde la línea de tiros libres (11 de sus primeros 1 puntos llegaron desde esa distancia). Los tiros libres y el ucranio Sergyi Gladyr, uno de esos tiradores puros que ya se presentó en la Liga en el concurso de triples y que amenaza con ser una de las sorpresas de la temporada. Anotó 11 puntos en diez minutos de juego antes del descanso.

Las primeras rotaciones permitieron ver el debut en la ACB de Augusto Lima. Las faltas de Freeland le sacaron del banquillo y el brasileño respondió con la misma naturalidad y eficacia que mostró durante la pretemporada. Le acompañó en el cambio Saúl Blanco, el tercer protagonista cajista de la primera mitad. Verle encarar el aro con decisión y lanzar a canasta con confianza fue una de las grandes noticias de la noche. La cara del asturiano era otra. Con todo, el equipo malagueño fue incapaz de irse más allá de los seis puntos (5-11, 11-17 y 24-30) e incluso de llegar con ventaja al descanso (41-39).

Buenos detalles que, a día de hoy, no son suficientes en un equipo por construir que todavía tiene que ir sumando más elementos. Y no es el Nou Congost precisamente una pista en la que se pueda ganar sin todo. El cubil manresano aprieta y Ponsarnau parece dispuesto a dirigir un nuevo milagro con hombres entregados a la causa. Los locales tiraron del jugador nacional para coger las riendas en el tercer periodo. Montáñez, San Miguel, Grimau y Dani López sumaron de tres en tres para dar la iniciativa a los locales y poner al Unicaja en una situación muy incómoda (54-48). Saúl Blanco intentó intimidar con un excepcional inicio de cuarto periodo, anotando seis puntos consecutivos (61-62). El Manresa no se amilanó (69-64). Y lo volvió a intentar el ovetense con un triple que situaba al Unicaja cerca de la victoria a falta de 2:32 (69-71).

Entonces apareció Gladyr para forzar dos tiros libres y castigar una mala defensa de Berni para anotar de tres (74-71). A falta de dos minutos el partido se convirtió en una secuencia de tiros libres. Y el Manresa no falló.

Explotó el Nou Congost (caerán muchos más aquí) y el Unicaja se marchó con la decepción en el rostro. Muchas veces mejorar no sirve de mucho si no se tiene una recompensa inmediata y ayer se le escapó el premio por poco. Lo peor es que el sábado llega a Málaga el Real Madrid. Habrá que ver cómo sentó lo de ayer en un equipo que siente que en el Carpena sigue estando en entredicho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios