Messi devuelve la ilusión a Argentina

Aunque la goleada y el floreo ante España, el campeón del mundo, hayan sido en un amistoso, los aficionados albicelestes se ilusionan ya con la nueva etapa conducida por Sergio Batista, que tiene a Lionel Messi como faro.

"Fue un partido completo. Lo que todos queremos es que a la selección le vaya bien. Por eso, ojalá sigamos de esta manera", dijo tras el partido Messi, que se perfila como el líder de esta selección y no esconde su preferencia por la continuidad de Batista, el técnico que más cómodo lo hizo sentir en la albiceleste y con el que se colgó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín.

En los días previos al partido con España, el crack del Barcelona había marcado algunas diferencias con la etapa a cargo de Maradona, al indicar, por ejemplo, que Batista ordenó entrenamientos en doble turno en lugar de uno sólo por día. "Checho quiere que tengamos la pelota siempre, que la manejemos nosotros, que impongamos el ritmo del partido", comentó Messi, que agradece al nuevo entrenador haberlo rodeado con compañeros como Banega y Cambiasso, dos mediocampistas que se destacan por el control de la pelota y el juego asociado a ras del suelo, toda una religión en la concepción de Batista.

Con el esquema táctico y los intérpretes escogidos por Batista, no hay dudas de que Messi se parece ahora más al que brilla en el Barcelona. Algo parece estar cambiando, al igual que su relación con la afición. En ese sentido, Messi tuvo su partido más cálido con el público de su país, donde recibió la ovación más contundente en sus diez partidos disputados en el Estadio Monumental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios