Montgomerie, un hombre precavido

  • El capitán dice que tiene escrito "un discurso para la victoria y otro para la derrota" · Los equipos llegan hoy a Celtic Manor

Llega la semana de la Ryder Cup, el evento que bienalmente coloca al golf en otra dimensión. Europa contra Estados Unidos. Los equipos aterrizan hoy en el campo de Celtic Manor, en Gales. Los norteamericanos, todos juntos en un vuelo privado hasta Cardiff. Los europeos, por separado. El andaluz Miguel Ángel Jiménez, único español, toma un vuelo destino Bristol.

Allí, en Celtic Manor, espera a todo el equipo el capitán europeo, Colin Montgomerie, que no ha dejado nada a la improvisación. Dice que ha preparado dos discursos distintos, uno para la victoria y otro para la derrota. Evidentemente, este último pretende quemarlo el próximo domingo. "Odio perder el tiempo con eso, pero debo hacerlo. Si el resultado no va como queremos es importante preparárselo. Si hay que perder, será con dignidad, pero espero que nadie escuche jamás ese discurso. Los dos empiezan dando las gracias a mi equipo", revela.

Europa intenta recuperar el trofeo perdido hace dos años en Valhalla. Nick Faldo, entonces capitán, fue muy criticado. Montgomerie dice que intentará mantener al equipo lo más relajado posible. "Disfruto del formato de la Ryder Cup. En la vida, si disfrutas con lo que haces, eres bueno en ello", dice Monty, con ocho Ryder Cup a sus espaldas y uno de los mejores registros en la historia del torneo: "Si disfrutan, mostrarán todo su potencial".

El escocés, no obstante, ha sido discutido en las fechas previas. El hecho de no haber concedido una invitación a los ingleses Justin Rose y Paul Casey le ha generado críticas porque la mitad del equipo contendiente será debutante en el evento. "No se les puede considerar rookies como yo lo fui en 1991. Yo era inexperto y, si se mira entonces, el Circuito Europeo no era tan profundo y las diferencias entre el primer y el duodécimo jugador eran mucho más pronunciadas", razona el escocés, que aporta sus argumentos para huir de esa supuesta inexperiencia: "Es un error llamar rookie a Martin Kaymer, ganador de un Major esta misma temporada. O a Rory McIlroy, con tanta experiencia en el circuito. Los hermanos Molinari ganaron juntos la Copa del Mundo. Y Ross Fisher venció en el Campeonato del Mundo de Match Play". De viernes a domingo, Celtic Manor determina si Montgomerie tiene razón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios