Mourinho se refugia en un vídeo

  • El técnico madridista se reafirma en sus argumentos y afirma no tener cuota de responsabilidad alguna en la derrota sufrida

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, se refugió en un vídeo para justificar sus duras palabras contra el Barcelona y la UEFA tras el partido de ida de las semifinales de la Liga de Campeones. "Las imágenes hablan", dijo el técnico en la rueda de prensa previa al partido ante el Zaragoza, del que casi ni se habló.

En el cruce de denuncias entre Barcelona y Real Madrid, el club blanco envió a UEFA un vídeo en el que supuestamente se demuestra que el portugués Pepe no tocó al brasileño Daniel Alves en la jugada que le costó la tarjeta roja, y que fue determinante en el desarrollo del partido en el Santiago Bernabéu, que terminó con victoria azulgrana por 0-2.

"No quiero hablar más del tema por una razón muy simple: una imagen vale más que mil palabras", agregó Mourinho. "Y son tantas las imágenes acumuladas, imágenes que están dando la vuelta al mundo, que si las traduces en esta máxima serían tantas palabras que no hay nada más que decir. En este momento valen las imágenes".

El vídeo corre como la pólvora por internet, donde no han tardado en aparecer también análisis detallados que pretenden demostrar que es una manipulación.

"Quien critica las palabras critica las imágenes, piensa que son producto del Photoshop o del montaje de vídeo. Pero, como son reales, no tengo nada más que decir", advirtió Mourinho, que el miércoles provocó una tormenta con sus palabras tras el clásico, en las que insinuó conspiraciones a favor del Barcelona.

"Yo hice una pregunta, no una acusación. ¿Por qué? Ésa fue mi pregunta. También dije que a lo mejor me muero sin conocer la respuesta, pero yo sólo hice una pregunta", insistió el portugués.

Sin embargo, Mourinho, que de las siete veces que se enfrentó al Barcelona con sus diferentes equipos terminó en cinco con diez jugadores, dio algunas posibles respuestas al "por qué".

Entre sus sospechas está la posibilidad de que el Barcelona sea mejor tratado por los árbitros por tener a Unicef de patrocinador o por la influencia en UEFA del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, al que considera un enemigo del Real Madrid. Sus palabras provocaron la reacción de la UEFA, que anunció que estudiará la apertura de un expediente, y del Barcelona, que denunciará al luso ante el ente rector del fútbol europeo.

El Real Madrid respondió el mismo jueves con otra denuncia ante la UEFA, pero esta vez al Barcelona por entender que sus jugadores "simularon agresiones de forma persistente con el único fin de inducir a error al árbitro del encuentro".

El entrenador aseguró que tanto él como sus jugadores tienen "cero" responsabilidad en la derrota del miércoles y añadió que "la presión no es un problema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios