A Mourinho le toca redefinir prioridades

  • El abismo de ocho puntos que separa a Barça y Madrid puede haber sentenciado la Liga · Las lesiones, un problema añadido

Con la final de la Copa del Rey a la vista y la Champions League en su fase decisiva, ocho puntos de desventaja parecen un abismo que empuja a preguntarse si el Real Madrid dejará a un lado el campeonato local.

El equipo conducido por José Mourinho cayó el sábado inesperadamente por 0-1 contra el Sporting de Gijón y la victoria del Barcelona frente al Villarreal complicó aún más su búsqueda del título de liga. "Las matemáticas dicen que la Liga no se ha perdido, pero, objetivamente, puede decirse que si la distancia se pone en ocho puntos está prácticamente imposible", se lamentó Mourinho después de la caída en el Bernabéu.

El Real Madrid atraviesa una encrucijada de decisiones en el momento más importante de la temporada. A la enorme dificultad de remontar la diferencia en el campeonato local se le suma la seguidilla de partidos definitorios a lo largo del próximo mes y las lesiones de jugadores clave en su funcionamiento. Ante el difícil panorama, la interrogante reposará en Mourinho: ¿abortará su lucha por la Liga y se concentrará exclusivamente en la Copa y la Champions?

Por lo pronto, las estadísticas exponen el complicado cuadro de situación del equipo madrileño en el ámbito local: desde la temporada 95/96, cuando se implementaron los tres puntos por victoria, ningún equipo fue capaz de remontar una diferencia de ocho unidades en ocho jornadas y así consagrarse campeón.

A lo largo de los próximos 20 días, el Real Madrid tendrá por delante los dos choques contra el Tottenham, por los cuartos de final de la Champions, la visita al Athletic de Bilbao en el siempre complicado estadio de San Mamés, el clásico liguero ante el Barcelona en casa y, cuatro días más tarde, un nuevo choque contra los catalanes, en la final de la Copa. Además, deberá resolver la incógnita sobre la recuperación de sus lesionados Cristiano Ronaldo, Marcelo, Benzema y Kaká.

Según las indicaciones del departamento médico, ninguno de los cuatro futbolistas estará disponible ante el Tottenham, aunque el propio Mourinho deslizó que posiblemente arriesgue a la estrella portuguesa. "Si Cristiano juega contra el Tottenham, será porque él y yo estamos tomando un riesgo. Igual, paso por encima del departamento médico y después me matan. Hablaré con los lesionados y decidiré si arriesgamos", afirmó el técnico luso.

La desilusión liguera del Real Madrid está potenciada por la constancia del Barcelona a lo largo de la temporada. Un equipo que ha ganado 26 de los 30 partidos disputados en el torneo y que se encamina convencido hacia su tercer título consecutivo. Con el triunfo en Villarreal, el Barcelona suma su decimotercera victoria lejos del Camp Nou y está a una de un nuevo récord, que podría buscar dentro de dos semanas en el Santiago Bernabéu.

Si finalmente Mourinho decide abandonar la lucha por la Liga y enfocarse en la Copa y la Champions, puede hasta llegar a verse un equipo blanco de recambio en el clásico del 16 de abril contra el Barcelona, partido que se jugará entre medio de la vuelta de los cuartos de la Liga de Campeones, en Londres, y de la final de la Copa.

El sueño del triplete pareció quedar marginado en el presente del Real Madrid. Mourinho tendrá que redefinir sus prioridades y analizar si realmente es posible remontarle ocho puntos al Barcelona actual en el tramo liguero que resta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios