Muñiz: "El equipo está al margen de los comentarios"

Para Juan Ramón López Muñiz, el encuentro ante el Barcelona concluyó cuando Delgado Ferreiro realizó el pitido final, pero el debate acerca de la actuación de Weligton prolongó el partido con un injusto debate sobre el brasileño que ha provocado que del Xerez apenas se haya hablado durante la semana. Pese a ello, el técnico del Málaga exhibió ayer su satisfacción por el hermetismo del vestuario ante la marea de opiniones negativas. "Es un punto fuerte del equipo, el estar al margen de lo que se pueda comentar. Saben que el partido importante siempre es el próximo y no el anterior. Tenemos que vivir el siguiente y saber cómo es el Xerez, sus puntos fuertes, débiles e individualidades, todo eso. El resto ya ha pasado y no vale para nada", dijo.

Muñiz reconoció, como el mismo Weligton, que aquellas acciones fueron "un error", pero rechaza que se hable del Málaga como un equipo de juego brusco: "Viendo el partido, si cuento las veces que sale nuestro masajista y el del Barcelona, hay empate. Fue un partido totalmente normal, donde no hubo juego violento y sí acciones aisladas por ambas partes que fueron reconocidas como equivocaciones".

Así las cosas, Muñiz deseó que Álvarez Izquierdo no se erija en protagonista en el duelo en Chapín y puso un punto de tranquilidad acerca de la figura arbitral: "Creo que lo que tenemos que hacer es dejar a los árbitros que arbitren tranquilos. Entrenadores, jugadores y presidentes tenemos que solucionar los problemas que podemos solucionar. El resto lo hacen otros profesionales como son los árbitros, que no necesitan consejos". Esto, a juicio del gijonés, repercutirá para bien en un ambiente que fue hostil en los últimos enfrentamientos. "Hay que tener cuidado porque es un partido de rivalidad. Ha sido declarado de alto riesgo, habrá desplazamiento masivo de aficionados y los profesionales tenemos que procurar que el espectáculo sea dentro del campo y que fuera sea deportivo", indicó.

Por otra parte, el preparador le restó dramatismo al choque entre azulinos y albicelestes. "Es un partido importante. Esta es la jornada 6, quedan 32 y habrá otras finales. Sólo es un encuentro muy importante para nosotros y para ellos, donde hay tres puntos en juego que ambos conjuntos necesitamos e intentaremos conseguir", explicó Muñiz, que ve al Xerez como un bloque "difícil" cuya derrota pasa por que el Málaga mejore en ataque: "Debemos tener arriba algo más de frescura y de calidad, pero no hay agobios". Asimismo, hizo un balance de sus primeros 100 días como entrenador blanquiazul, aniversario que cumple mañana. "Es positivo porque estoy muy a gusto. Todas las cosas que valora un profesional están en Málaga", estimó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios