Deportes

Nadal y Tiriac alzan la voz

  • Piden al Consistorio que no pierda el torneo, porque "no se recuperaría"

Rafael Nadal atiende a los medios antes de debutar hoy en el torneo. Rafael Nadal atiende a los medios antes de debutar hoy en el torneo.

Rafael Nadal atiende a los medios antes de debutar hoy en el torneo. / mariscal / efe

El futuro del Masters 1.000 de Madrid está en el aire y dos de las personas que más poder tienen en la Caja Mágica unieron sus voces para pedir al Ayuntamiento de la capital que alargue su contrato más allá de 2021. El rumano Ion Tiriac, dueño del evento, y Rafael Nadal, número uno de la ATP, aseguraron que no entenderían que el gobierno local no quisiera mantener en su ciudad uno de los torneos más importantes del calendario.

"Para mí lo ideal sería continuar aquí otros 20 años, pero si no se puede y el torneo no es necesario para Madrid, no podemos estar", aseguró Tiriac, de 78 años, en los pasillos de la Caja Mágica. Minutos antes, Nadal se había expresado en la misma línea: "Si se pierde el torneo, probablemente no se recuperaría".

Tiriac es dueño de Madrid Trophy Promotion, la empresa que controla los derechos del torneo y que tiene firmado un contrato con el Consistorio madrileño hasta 2021. Ese acuerdo, sin embargo, se rubricó con el gobierno anterior al de la actual alcaldesa, Manuela Carmena.

Con el cambio de gobierno aparecieron las primeras grietas. Varios miembros del nuevo equipo presentaron en 2017 una denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción porque entendieron que el contrato "podría ser constitutivo de los delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos". La denuncia fue archivada el pasado marzo. Tiriac redobló la amenaza: "Yo no entiendo que haya gente que no lo quiera aquí, cuando el torneo genera dinero para la ciudad. Yo debo asegurar que el torneo continúe, ya sea aquí o en otro lugar", afirmó.

El principal motivo del conflicto es la cantidad que aporta anualmente el Ayuntamiento. Según medios, esa cifra supera ligeramente los diez millones de euros. Del otro lado, el torneo calcula que la última edición, la de 2017, generó un impacto económico de 107 millones de euros en la capital. "Se promociona España y Madrid. Que el torneo se vaya o no lo tendrá que decidir el Ayuntamiento. Tendrá que decidir si quiere apostar por un evento de esta categoría, por otras cosas o no apostar por nada de deporte", afirmó Nadal, que añadió: "Yo sé lo que cuesta llegar a tener un torneo de este calibre, porque hay muchos lugares en el mundo que han querido pagar mucho dinero por tener algo así y no lo han conseguido, ya que eventos de este calibre son muy limitados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios