Tenis

Nadal arrolla a Ferrer en la Copa de Maestros

  • El número uno del mundo se impone a su compatriota en dos sets. Djokovic ganó a Federer en tres mangas y mantiene sus opciones de arrebatar el trono a Nadal.

Comentarios 2

Rafael Nadal, número uno del mundo, se resarció en Londres de la derrota que sufrió hace tres días en París Bercy ante su compatriota David Ferrer y le derrotó sin darle casi respiro en su primer partido de la Copa de Maestros, por 6-3 y 6-2, en una hora y 14 minutos. La victoria deja a Nadal a un solo paso del objetivo de cerrar la temporada en el primer puesto del ránking de la ATP, lo que conseguirá si gana al menos a uno de sus dos siguientes rivales en el Grupo A del torneo, el suizo Stanislas Wawrinka y el checo Tomas Berdych, o bien si el serbio Novak Djokovic pierde algún duelo en Londres.

Ferrer se enfrentaba no solo al número uno del mundo sino también a la estadística. El sábado se impuso a Nadal tras una racha de nueve derrotas contra él y ahora trataba de ir más allá ganando al mallorquín en dos ocasiones consecutivas, una gesta que el de Jávea solo ha logrado una vez (2007) en los 26 partidos que ambos han disputado desde que eran casi adolescentes.

A favor de Ferrer jugaba el rápido tapete azul del O2 Arena, un pabellón que protege a los tenistas de cualquier ráfaga de viento y es a priori el escenario idóneo para su juego rápido y agresivo, mientras que resulta en cambio más incómodo para Nadal, que se crece en superficies lentas, donde puede medir mejor cada golpe. En contra del alicantino pesaba el cansancio de su séptima semana consecutiva de competición en el tramo final de la temporada, además del genio de Nadal, capaz de dominar también las superficies duras (conquistó en septiembre su segundo US Open) y motivado para ganar al menos dos partidos en Londres y defender así su primer puesto en el ránking frente a Djokovic.

Los dos españoles anunciaron una batalla equilibrada en los primeros juegos del duelo ante los cerca de 15.000 espectadores que abarrotaban el O2 Arena. Nadal abrió el partido arrebatándole el servicio a Ferrer, que respondió acto seguido imponiéndose al resto. El duelo era tenso y en las pausas se sucedían los gritos de ánimo a ambos tenistas en español, hasta el punto de que el juez de silla dejaba en ocasiones el inglés para pedir silencio también en ese idioma.

A medida que avanzaba el primer set, Nadal no mostraba las fisuras del pasado sábado en Bercy, y Ferrer en cambio, comenzó a mostrarse agarrotado, las bolas no le obedecían con la precisión habitual y cada punto al resto era un nuevo suplicio para él. Dos juegos en blanco y una nueva rotura dejaron el primer parcial cuesta abajo para el número uno, que obligaba a su rival a dar bandazos de un lado a otro de la pista y se sacaba además algunos golpes brillantes que terminaban de minar la moral de Ferrer.

Nadal se mostraba prácticamente imbatible cuando su primer servicio iba dentro y atormentaba además al resto a un rival que estaba pagando sus propios errores no forzados, 19 en la primera media hora y 33 al final del partido. En el segundo set, Nadal fue un vendaval y Ferrer sufrió como si hubieran levantado la cubierta del pabellón londinense. No se había cumplido una hora de juego y el mallorquín ya lideraba por 4-0 el marcador de un set que no dejó escapar.

Djokovic se impone a Federer y mantiene sus opciones

Por su parte, Novak Djokovic se impuso a un combativo Roger Federer, que sólo dio su brazo a torcer tras dos horas y 22 minutos de batalla (6-4, 6-7 (2) y 6-2), y mantiene todavía opciones de apartar a Rafael Nadal del número uno del mundo esta temporada. Para desbancar en el ránking al español, Djokovic tiene que terminar invicto el año, conquistando la Copa de Maestros por el camino, y esperar que el español no gane ningún otro partido en Londres.

Con su trabajada victoria sobre Federer, la segunda esta semana tras la semifinal de París Bercy, el serbio iguala su marcador personal contra el suizo en superficie dura, donde le ha ganado en doce ocasiones, las mismas en las que ha perdido. Federer acumula seis títulos de Copa de Maestros, más que ningún otro tenista en la historia, si bien este año llega inmerso en una nube de dudas y como número siete de la ATP, el peor ránking con el que ha comparecido nunca en el torneo final de la temporada, al que se clasificó por vez primera en 2002 como sexto del mundo.

A sus 32 años, Federer va camino de cerrar 2013 con un solo título en su haber (Halle), y hay que remontarse a 2001, cuando tenía 20 años y ganó en Milán su primer campeonato, para encontrar un balance similar. Djokovic aspira por su parte a cerrar con su tercera Copa de Maestros un curso agridulce que inauguró con la conquista del Abierto de Australia pero que le avinagraron primero el británico Andy Murray, en la final de Wibledon, y después Nadal, arrebatándole el número uno y la final del US Open.

Federer y Djokovic se conocen a la perfección, han jugado tres decenas de veces el uno contra el otro, y saben que en encuentros como éste cualquier detalle puede dar al rival una ventaja insalvable. Antes de terminar el segundo juego, el Ojo de Halcón ya había dirimido dos bolas dudosas en el que se presentaba como un duelo tenso, el segundo entre el suizo y el serbio esta temporada, después del que disputaron el sábado en París.

En Bercy, Federer se llevó el primer set pero se hundió después ante el empuje de Djokovic, que le arrolló en los siguientes (4-6, 6-3 y 6-2). En esta ocasión, Federer mantuvo el ritmo durante la primera media hora del primer set, cuando estuvo cerca de aprovechar un resbalón y una doble falta del serbio para romperle el servicio. Desaprovechó esa opción y, acto seguido, el número dos sentenció el primer set al resto. Con todo, el suizo volvió a hacerse fuerte en el segundo parcial con dos rupturas consecutivas que le devolvieron autoridad sobre la superficie azul del O2 Arena de Londres.

Federer no tenía intención de dar su brazo a torcer con facilidad y acabó forzando en el segundo set un desempate que se llevó con solvencia para poner fin a un belicoso parcial de una hora y diez minutos. En el tercero, al suizo le faltó frescura y el serbio se dedicó a cansarle hasta que los juegos fueron cayendo a su favor y acabó recolectando su primera victoria en esta Copa de Maestros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios