Tenis

Nadal: "Uno es bueno porque es bueno"

  • El mallorquín pasa del debate de quién es el mejor jugador de todos los tiempos "porque son épocas distintas, aunque todos hubieran sido buenos en la actualidad".

Comentarios 6

El clamor es mundial: Rafa Nadal compite por el título de mejor tenista de todos los tiempos. Pero el número uno del mundo, flamante campeón del US Open y rey en los cuatro grandes escenarios del tenis, cree que el debate no tiene sentido, aunque sí que le gustaría probarse con una raqueta de madera.

"Uno es bueno no por cómo le pega a la pelota. Es bueno porque es bueno", asegura Nadal, que suma ya nueve títulos de Grand Slam, sólo dos menos que el australiano Laver y a siete del suizo Roger Federer, cinco años mayor que él.

-De no haber conquistado Montecarlo en abril y Roland Garros en junio, ¿habría sido capaz de ganar el US Open?

-Hubiese sido prácticamente imposible si no hubiera hecho todo lo que había hecho antes. Pero también hubiera sido imposible ganar Montecarlo de no haber empezado al nivel que lo hice, aunque fuese sin victorias. Es el año en el que más cantidad de torneos jugué bien en toda mi vida. El ganar Montecarlo fue muy importante por todo lo que había pasado antes. Me quité un peso muy grande de encima.

-Los estadounidenses, cuando las cosas salen a la perfección, hablan de estar "en la zona". ¿Siente que levita cuando juega?

-No. Creo que en el comienzo del torneo jugué bastante mal. Hice los pasos necesarios para llegar bien preparado. Pero como en la final, ningún día. Jugué al nivel más alto que nunca he hecho en el US Open, con diferencia. Ponía la pelota donde quería.

-Jimmy Connors elogió su actitud y trabajo, pero dice que las rivalidades actuales son mucho más light que las que él conoció.

-Las rivalidades no son light o no light, sino que se definen por si una las lleva a un extremo innecesario o no. En otras épocas quizás se sacaron de lo puramente deportivo. Ahora Federer y yo entendemos claramente que esto es un juego y es normal apreciar al rival.

-Safin dijo alguna vez que cuanto más alto llegaba, más solo se sentía.

-Yo no me siento para nada solo. Me siento igual que siempre. Siempre hay gente alrededor un poco más volátil, pero los importantes que yo tengo a mi lado son prácticamente de toda la vida. Gente que no está porque yo esté arriba.

-Laver dice que el mejor de la historia no existe. ¿Coincide?

-Más que si existe o no, es que es difícil hacer una valoración o comparación muy objetiva porque son épocas totalmente distintas. Yo siempre digo lo mismo: para mí Federer es lo mejor de la historia que yo he visto, por récords y nivel tenístico. Es complicado hablar de quién es el mejor de la historia, porque Laver, evidentemente, ganó dos veces el Grand Slam y estuvo varios años sin poder jugar.

-Connors y Laver marcaron las enormes diferencias de los materiales que ellos usaban con los de ahora. ¿Le gustaría probarse con una raqueta de madera?

-Es complicado. Me gustaría, podría ser algo distinto e incluso divertido, pero evidentemente no sería probarnos en cuanto a cómo seríamos en esa época, porque no estamos acostumbrados a jugar con ello. Todos los que están ahí o han estado arriba hubieran sido buenos en esta época o en cualquier otra. Uno es bueno no por cómo le pega a la pelota. Es bueno porque es bueno.

-Recientemente se publicó que su rodilla ya no tiene una lesión crónica.

-Si mi rodilla ahora no tiene una lesión crónica es porque no la tuvo nunca, porque algo crónico es para siempre. Cuanto más al límite vas, más sufren las articulaciones y hay más opciones de que, en el caso de la rodilla, se pueda sufrir una pequeña rotura de fibras en la inserción del tendón. Son muy dolorosas y no te permiten jugar bien. Pero las cosas fueron muy, muy bien, porque físicamente me siento perfecto, con menos dolor.

-Andre Agassi aseguró en su biografía Open que llegó a odiar al tenis. ¿Podría usted odiarlo?

-No... Odiarlo no puedo porque me ha dado muchísimo. Y yo no me puedo creer que Agassi odiara el tenis cuando jugó hasta los 35 años. Si uno lo odia y empieza a los 16, se va mucho más pronto.

-Pero, ¿qué habrá tras el tenis? ¿Con qué quiere divertirse?

-El fútbol siempre ha sido lo mío. Una espinita que tendré clavada siempre es que no pude jugar más al fútbol, porque tengo una pasión increíble por ese deporte.

-Ahora que es medio dueño del Mallorca puede hacerlo.

-Medio dueño, no. Tengo una parte y me siento orgulloso de poder ayudar al club de mi tierra y ser parte de él. Pero pienso en el futuro: si necesitan un delantero en algún momento, estoy ahí.

-Por último. ¿Tres golpes del circuito que quisiera tener?

-El saque de Karlovic, la volea de Federer y el globo de Marc López. Es increíble. Cuando juega el dobles su globo es una locura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios