Nadal: "En 2011 jugué algunos partidos con menos pasión"

  • El balear encara la primera gran cita con una raqueta más pesada y menos crítico con el calendario

Rafael Nadal comenzaba a las siete de esta mañana, hora española, ante el estadounidense Alex Kuznetsov el Abierto de Australia. "Tengo una gran motivación y una gran pasión", dijo el jugador de 25 años, campeón en Melbourne en 2009 y segundo favorito en esta edición. Nadal, que acabó 2011 escaso de energías físicas y mentales, no gana un título desde Roland Garros en junio del año pasado. Pero tras sufrir problemas en el hombro, asegura estar bien, preparado para un nuevo y exigente año en el que el rival a batir será Djokovic. "Estoy feliz, entrenando bien, disfrutando de todo".

El español sigue decidido a tomarse una pausa el mes próximo pase lo que pase en Melbourne y de cara a un año en el que además está el reto de los Juegos de Londres.

Djokovic ganó a Nadal en seis finales en 2011, incluidas dos de Grand Slam. "Novak es el mejor porque hizo un año fantástico. Es el número uno y se merece estar ahí", alabó a su gran rival. "Trataré de mejorar unas pocas cosas que necesito", señaló. "El año pasado, a final de temporada, jugué algunos partidos con menos pasión de la habitual. Eso sucede cuando estás un poco más cansado de lo habitual. Es parte del trabajo", agregó.

Nadal ha hecho para 2012 algunos ajustes en su raqueta, un poco más pesada. "Creo que puede ser muy positivo para ayudarme en algunos aspectos del juego. En Doha la sentí muy bien", señaló, aunque descartó cambios notables. La intención es generar más fuerza en los golpes.

El número 2 reducirá sus quejas públicas sobre el extenuante calendario, las fechas de la Copa Davis y el reparto de dinero en los Grand Slams. "Yo soy el que los últimos meses ha estado hablando sobre el calendario, sobre la Copa Davis, sobre el problema con el US Open. Ahora voy a dejar de hablar de esas cosas. Quiero hablar cuando tengamos posibilidades reales de cambiar las cosas", agregó.

Al respecto, el reparto económico de los premios en los torneos de Grand Slam emerge como nuevo punto de fricción en el mundo del tenis horas antes del inicio del Abierto de Australia. Más de un centenar de jugadores se reunieron en Melbourne este fin de semana para abordar el asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios