Tenis

Nadal se pone a tiro el 'Grand Slam'

  • El español supera a Youzhny por 6-2, 6-3 y 6-4 en las semifinales del Abierto de EEUU. Si gana la final a Djokovic sería el séptimo de la historia en ganar los cuatro grandes torneos.

Comentarios 3

En su tercer intento por acceder a la final del Abierto de Estados UnidosRafa Nadallo consiguió, tras firmar una sensacional semifinal ante el ruso Mikhail Youzhny, al que desarboló en la pista, con un juego inteligente, por 6-2, 6-3 y 6-4, en 2 horas y 13 minutos. Su rival será Novak Djokovic, que venció a  Roger Federer por 5-7, 6-1, 5-7, 6-2 y 7-5.

Nadal había tropezado los dos últimos años en la penúltima ronda. En 2008, llegó con fatiga mental tras ganar de forma consecutiva Roland Garros, Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Pekín y no pudo superar su partido ante Andy Murray, que además se disputó en dos días debido a que tuvo que ser suspendido por la lluvia.

En el año 2009, la lesión que sufrió por una rotura en el abdominal condicionó su participación en el torneo americano, aunque consiguió alcanzar las semifinales "de forma milagrosa", según él mismo definió, donde no tuvo opción alguna ante el argentino Juan Martín del Potro, a la postre vencedor.

Este año le han respetado las lesiones y ha llegado a Flushing Meadows sin mucha saturación de partidos en la gira americana, donde alcanzó las semifinales en Canadá y los cuartos de final en Cincinnati.

De ganar en Nueva York, Nadal ingresaría en el selecto club de tenistas que han sido capaces de ganar los cuatro grandes torneos de la temporada, que de momento lo componen tan sólo seis jugadores: los norteamericanos Don Budge y Andre Agassi, los australianos Rod Laver y Roy Emerson, el inglés Fred Perry y el suizo Roger Federer.

De esta forma, el tenista español conseguiría algo que no lograron grandes mitos de este deporte como Pete Sampras, Bjorn Borg, John McEnroe, Jimmy Connors o Guillermo Vilas, entre otros.

El español, consciente de que ésta era su gran oportunidad, saltó a la pista convencido de sus posibilidades y sabedor de qué es lo que tenía que hacer para superar a su contrincante, que se mantuvo fiel a su agresivo juego de potentes golpes planos.

Con continuas variaciones de altura, mandando con su derecha y moviendo al ruso de un lado al otro de la pista, el número uno mundial consiguió su primer break en el cuarto juego.

El momento clave de la primera manga fue el siguiente juego, cuando Nadal desperdició un 40-0 y afrontó la que sería la situación más dura del primer set. El español tuvo que superar una bola de rotura de Youzhny, en un juego que se alargó 12 minutos, pero que finalmente se apuntó para anotarse el 4-1.

Youzhny, consciente de que había perdido su gran oportunidad, acusó anímicamente el golpe y cedió de nuevo su saque en el octavo juego, permitiendo a Nadal apuntarse un cómodo 6-2.

Tras un inicio igualado, Rafa Nadal solicitó con 3-2 a su favor la presencia del fisio, para que le vendará de nuevo su pie y tobillo izquierdo, aunque el tenista pudo seguir jugando sin problemas.

En el siempre decisivo octavo juego, con saque del moscovita, Nadal apretó consciente de que ése era el momento y quebró el servicio de su rival para a continuación apuntarse el suyo y adjudicarse una segunda manga, tras una hora y media de partido, en la que apenas cometió errores, sólo cuatro no forzados.

No se relajó el primer cabeza de serie del torneo pese a la clara ventaja conseguida y en el tercer juego volvió a romper el servicio a Youzhny y a colocarse en ventaja.

Sin embargo, el jugador ruso no tiró la toalla y siguió intentándolo. En la segunda bola de break de la que dispuso en todo el partido, Youzhny atacó con fiereza el español y consiguió devolver la igualad al set.

Poco le duró la alegría al duodécimo favorito. Nadal no estaba para concesiones. Tras desaprovechar una primera bola de break que le concedió Youzhny con una doble falta, ya no desaprovechó el español la segunda, tras un nuevo error del moscovita en una fácil volea que dio en la cinta y cayó en su pista.

Con 5-4 y servicio para ganar el partido, a Nadal no le tembló el pulso y se apuntó el último juego en blanco, saltando exultante sobre la pista tras alcanzar por primera vez en su carrera la final del Abierto de Estados Unidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios