piragüismo

Negativa por ser mujer en el Sella

  • Beatriz Manchón quiere romper una nueva barrera de género en la tradicional prueba asturiana

Manuel Busto y Beatriz Manchón, durante su participación en la regata del Segura. Manuel Busto y Beatriz Manchón, durante su participación en la regata del Segura.

Manuel Busto y Beatriz Manchón, durante su participación en la regata del Segura. / M. G.

Comentarios 3

"Surgió el año pasado. Manuel Busto, 10 veces campeón del mundo y amigo mío desde siempre -prácticamente de mi familia-, me sugirió la idea de apuntarnos juntos al Descenso del Sella". Así comienza la historia de Beatriz Manchón, piragüista sevillana tres veces campeona del mundo y seis de Europa, sobre la imposibilidad de participar en el emblemático descenso que se celebra hoy 5 de agosto.

El año pasado, la Real Federación Española de Piragüismo aprobó que, para aumentar la participación de mujeres en competiciones nacionales, los K2 mixtos pudieran participar en la categoría K2 hombre senior. "A partir de esta modificación de la normativa, a Manolo se le ocurrió que, ya que su compañero decidió no competir al no estar preparado, participásemos juntos en el Descenso del Sella", explica la piragüista.

Nada más escuchar la petición de su amigo, Beatriz no dudo un instante y decidió que era una gran idea. "No tuve ni que pensarlo, hacer el descenso con una persona que ha sido campeón como yo, que es uno de mis mejores amigos y que está en la misma situación que yo, retirado de la máxima competición pero entrenando, me ilusionó muchísimo".

Y empezaron los contratiempos. Al principio, en la inscripción, no tuvieron ningún problema, hasta que se hizo público que eran un K2 mixto. A partir de ahí recibieron la negativa del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella, que no accedió a su participación, sólo porque ella era mujer, pero dijeron que lo revisarían para este año. Hoy todo seguirá igual.

La modalidad mixta sale unos 600 metros más atrás que la de hombres, su recorrido también es menor y es, según Manchón, "de carácter prácticamente lúdico". Además, añade que, "lo más bonito del Descenso del Sella es su multitudinaria salida, ésa en la que todos los participantes están a la vez en la orilla. Eso es lo que lo hace espectacular".

La imposibilidad de inscripción viene argumentada en que los K1 y K2 hombres son más rápidos. Pero, en realidad, cualquiera, no importa la edad o nivel deportivo, puede inscribirse y remar en la categoría sénior del Sella. "Ya sean juveniles, veteranos o centenarios, no hay problema. La negativa viene cuando intenta entrar una mujer. No es que sea problema de no tener nivel, es que no tenemos la capacidad de elegir si queremos aceptar la desventaja de correr en un escalón superior, directamente me encasillan en K2 mixto. Cualquiera que se vea capacitado para competir con los mejores puede, exceptuando si eres mujer", comenta indignada la piragüista.

A pesar de que en la normativa de la RFEP esté aceptado este suceso, no se ha pronunciado al respecto, ni a favor ni en contra, y deja todo en manos de los organizadores de la competición. "La Federación Española no se moja, aprobó una normativa que permite esta situación, pero dice que el comité organizador es el Codis y él es el que decide", lamenta Manchón.

El que sí se ha implicado en este asunto es el Instituto Asturiano de la Mujer, dando todo su apoyo y ayuda a los piragüistas. Después de que dicho organismo les diera la razón, y sabiendo que la aceptación de la mujer en la competición era algo que tenía que acabar pasando, dijeron que competirían en el mixto hoy si la organización se comprometía a cambiar la normativa de cara a la edición de 2018, pero parece que el Codis no está dispuesto a ceder: "El hecho de competir en el mixto era una manera de decir que no se trata de cerrarse, vamos a ser todos deportivos y si es precipitado para vosotros, os dejamos un margen de tiempo, pero siguieron firmes en su negativa".

Otra iniciativa que pusieron en marcha es una petición en internet (Change.org), la cual ya casi llega ya a las 60.000 firmas, pero ni por ésas están dispuestos a modificar su normativa. "60.000 personas mostrando su apoyo sobre este tema era un número importante. Fuimos a entregárselas a los organizadores, pero el presidente del Codis se negó a recibirlas, dice que no las reconoce, que para él no valen".

Con respecto a la repercusión que está teniendo a nivel nacional Beatriz espera que ayude y cree firmemente que su petición acabará admitiéndose. "Ya no se trata de que Beatriz Manchón pueda remar en el Sella o no, llega un momento en que si no puedo remar allí me da lo mismo, pero esto hay que conseguirlo, hay que lograr que esta categoría esté abierta a mujeres y que haya un reconocimiento igualitario. Que tengamos la misma visibilidad y los mismos derechos de decidir en qué categoría queremos participar, como los hombres". Así finaliza su relato Beatriz Manchón, que busca una igualdad que ya debería haber sido aceptada por todos. Hoy seguirá vigente la diferencia de género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios