Noqueado por Mirotic y sin gasolina

  • El Unicaja encaja tres derrotas seguidas · Debe ganar 3 de 4 partidos

Una canasta, la de Mirotic la semana pasada, ha cambiado el sino del Unicaja. Llegó después la paliza en Manresa y ayer, el descalabro final de Bilbao. Nunca antes en la presente temporada había encadenado el equipo de Chus Mateo tres derrotas consecutivas. El Unicaja salió hundido del Carpena el pasado jueves y no ha sido capaz de levantarse. No ha mostrado capacidad de reacción. Ha influido la cabeza, pero también el físico. Los malagueños dan la sensación de haberse quedado sin gasolina tras varias semanas teniendo que hacer dobles y triples esfuerzos para compensar las ausencias. Ayer estaban todos menos Tremmell Darden, al que se espera de manera inminente, pero algunos muy lejos de un estado óptimo para competir a primer nivel europeo.

La plácida temporada de la que disfrutaba el Unicaja hasta esa canasta de Mirotic amaga con torcerse peligrosamente. Hay que ver al equipo con todas sus armas dentro de unas semanas, pero la competición no espera a nadie y el Top 16 urge una reacción inmediata para seguir con vida. La situación, dos derrotas en las primeras dos jornadas, es preocupante pero hay tiempo. El primer salvavidas al que subirse llegará la semana que viene con la visita a Málaga del Montepaschi Siena. Los italianos dieron ayer un golpe encima de la mesa pasando por encima del Real Madrid. Son líderes invictos del grupo y llegarán al Carpena con la intención de encarrilar su clasificación. Será el primero de los dos duelos seguidos que le esperan al Unicaja ante los italianos. La semana siguiente toca viajar a Siena, una de las pistas más difíciles de Europa. El equipo malagueño deberá ganar allí o hacerlo la jornada siguiente en el Palacio de los Deportes de Madrid para llegar a la última jornada con opciones de clasificación. Con dos victorias en su casillero, habrá que ganar en casa al Gescrap Bizkaia por más de 15 puntos. Esa es la ruta que puede llevar hasta el play off. Difícil, quizá demasiado para un equipo que parece necesitar un reseteo y enfocar objetivos algo más asumibles.

sin argumentos

El partido dejó un par de estadísticas que llaman la atención. La primera habla de la falta de puntería que el equipo malagueño está mostrando esta temporada desde más allá de 6,75. Ayer firmó un horrible 2/18. Indecente. La segunda subraya el mal momento físico actual. El rebote no ha sido esta última semana la virtud de partidos anteriores. Lo ha perdido en las tres derrotas. Ayer, 38 a 29.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios