Nuevas dudas sobre Río y la corrupción en Brasil

La brasileña Élora Ugo Pattaro decidió dejar el equipo de esgrima que se prepara para los Juegos de Río de Janeiro 2016 tras criticar la corrupción en el mundo del deporte y las precarias condiciones en las que se entrenan muchos atletas.

En un vídeo, Pattaro explica que se vio obligada a dejar la selección al quedarse sin ayudas económicas y sin patrocinio en represalia por la petición pública de explicaciones sobre la forma en que la Confederación Brasileña de Esgrima (CBE) gasta los recursos públicos. "Yo no quiero representar a mi país de esta forma, amo a mi país, pero me da vergüenza competir por Brasil", señaló la deportista, cuya crítitica aparece justo en un momento en el que la CBE está bajo sospecha. Recientemente, el Ministerio del Deporte exigió a la Confederación la devolución de 825.000 reales por no poner en marcha un proyecto de entrenamiento para atletas olímpicos.

No es la única sombra que planea sobre la preparación de los atletas brasileños. En Río de Janeiro. Por ejemplo, se da la paradoja de que la élite del atletismo no tiene donde entrenar porque la pista que había junto al estadio de fútbol de Maracaná se destruyó para construir un aparcamiento cara al Mundial de fútbol. Además, en la semana en la que el COI visitó Río, el diario O Globo afirmó que las obras podrían sufrir nuevos retrasos debido a que la mayoría de empresas constructoras están envueltas en la Operación Lava Jato de Petrobras. Son contratos por valor de 27.000 millones de reales (más de 8.300 millones de euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios